Donar el cuerpo a la ciencia: Protocolo

Donar el cuerpo a la ciencia

Donar el cuerpo a la ciencia es una muestra de generosidad. Las personas que optan por ello quieren que su fallecimiento sirva para que médicos y estudiantes de medicina puedan mejorar sus conocimientos en beneficio de futuros tratamientos para otros pacientes. ¿Quieres saber en qué consiste y cómo se puede donar el cuerpo a la ciencia? ¡En NorteHispana te hablamos de ello!

Donar el cuerpo a la ciencia: ¿Por qué han aumentado las donaciones?

En los últimos años esta práctica se ha ido incrementando exponencialmente. ¿Por qué este aumento de cuerpos donados a la ciencia? Dos son las principales razones. Por un lado, una persona busca donar sus órganos después de muerto por fines puramente sociales y que nada tienen que ver con el dinero. No se busca, en este caso, un beneficio propio.

La otra razón sí es económica. Y es que la crisis ha propiciado que muchas familias no estén en disposición de hacerse cargo de los costes que conlleva un entierro. Si no se cuenta con un seguro de decesos, la alternativa para ahorrarse ese dinero es ésta, ya que al donar el cuerpo a la ciencia, quien se hace cargo de esos costes es el centro oficial o la Universidad que obtiene la donación.

¿Quién puede apuntarse a un programa de donantes de cuerpo?

En principio, esta opción está abierta para todas aquellas personas que deseen evitar el entierro tradicional y prefieran que sus restos sirvan para ayudar a mejorar la medicina.

De todos modos, hay que tener en cuenta que existen ciertas circunstancias que impiden la donación:

  • Obesidad mórbida
  • Adelgazamiento extremo
  • Muerte violenta
  • Donación de órganos (menos los ojos)
  • Amputaciones de extremidades
  • Enfermedades infecciosas con alto poder de contagio

¿Cómo donar el cuerpo a la ciencia?

Las universidades de medicina cuentan con formularios específicos para que un donante pueda dejar constancia de su deseo para el momento de su fallecimiento. Estos documentos deben firmarse y adjuntarse a una copia del DNI y otra del historial clínico del paciente, en el que se refleje que cumple los requisitos adecuados para la donación.

Es necesario que el donante de cuerpo informe a familia y médicos de su decisión, para que el todo el proceso de donar el cuerpo a la ciencia se pueda poner en marcha correctamente a partir del momento de su fallecimiento.

Hay que tener en cuenta que, una vez hecha la comunicación de la muerte y completada la donación, la familia ya no podrá tener ninguna relación con la Universidad, que será quien se haga cargo de la preservación del cuerpo y de la posterior incineración o entierro de sus restos una vez ya se haya usado para su estudio.

La Asociación Nacional de Donantes de Cuerpo a la Ciencia es una organización privada que reúne a más de 2000 donantes, y que funciona como canalizadora de los trámites entre los donantes y las universidades. Además de ayudar a que los cuerpos lleguen al centro universitario más adecuado, también ofrecen toda la información necesaria para las personas interesadas en una posible donación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *