5 cementerios de Europa con arte y con historia

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 0 basado en 0 valoraciones

Los cementerios no son sólo lugar de dolor y de recuerdo. Con frecuencia, con el paso de los siglos y sin importar la religión, el campo santo se convierte en una auténtica galería de arte y de historia gracias a la cantidad de esculturas de distintos estilos y personalidades que va acumulando. En los cementerios de Europa podemos encontrar verdaderos museos que bien merecen un paseo en un ambiente tranquilo y de respeto.

Cementerio judío de Praga

Cementerio judío de Praga

En pleno corazón de la capital de República Checa encontramos uno de los cementerios más singulares del continente europeo: en apenas una hectárea hay más de 12.000 tumbas que se amontonan unas sobre otras en 12 capas de tierra. Desde 1439 hasta 1787, durante 350 años los judíos de Praga estuvieron confinados en el barrio de Josefov con un sólo cementerio. Se encuentra en frente a unas de las sinagogas más antiguas de Europa, la Vieja-Nueva, dónde descansan los restos del Golem.

Cementerio Central de Viena

 Cementerio Central de Viena con las tumbas de Beethoven y Mozart

La capital austriaca es un templo para los amantes de la música clásica, y no sólo por su magnífica ópera. En las afueras de la ciudad se encuentra el segundo cementerio más grande de Europa, abarca un área de 2,5 kilómetros cuadrados de jardines y caminos que merece la pena recorrer y admirar. Entre sus personajes ilustres, cuyas lápidas son una auténtica obra de arte, se encuentran las tumbas de los músicos Beethoven, Schubert, Salieri, Brahms o Strauss.  Junto a ellas también encontramos el monumento a Mozart, quién en verdad fue enterrado en una fosa común pero merecía ser recordado en un lugar como este. También podemos toparnos con políticos, escritores, escultores…e incluso una zona budista.

Cementerio alegre de Sapantza

Cementerio alegre de SapantzaEl cementerio más colorido del continente lo encontramos en Rumanía, en la localidad de Sapantza, y es más conocido como “el cementerio alegre”. Este cementerio huye del carácter lúgubre que suele caracterizar al camposanto tradicional y está formado por más de 800 cruces de madera decoradas con pinturas naíf y vistosos colores. Están lápidas están acompañadas por imágenes y epitafios poéticos o cómicos que representan alguno de los pasajes de la vida de los difuntos aquí enterrados. En una de ellas se puede leer: “una de las cosas que más le gustaba era sentarte en la mesa de un bar cerca de una mujer que no fuera su esposa”.

Cementerio protestante de Roma

Cementerio protestante de Roma

En la capital de la Iglesia Católica nos encontramos un cementerio protestante catalogado como “el cementerio más bello jamás visto” por el poeta inglés Percy Shelley, allí enterrado. También es conocido como cementerio de los No Católicos de Roma, de los Poetas o de los Ingleses. El Vaticano sólo aceptaba a los católicos en sus tierras consagradas y este camposanto fue el lugar escogido para el descanso eterno de extranjeros, protestantes, intelectuales y artistas de toda índole que llegaban a la capital italiana.

Cementerio musulman de Eyüp

Cementerio musulmand de Eyup en Estambul

En el barrio más conservador de Estambul, la ciudad turca puente entre el continente europeo y asiático, encontramos la colina del cementerio de Eyüp. Un lugar privilegiado desde cuya cima se puede disfrutar de las vistas de Estambul y del estrecho del Bósforo tomando un té en el café de Pierre Loti. Además, las sepulturas musulmanas resultan singulares para la mayoría de los europeos: son alargadas y están coronadas con turbantes grabados en piedra, en caso de los hombres, y de flores, en caso de las mujeres. Al pie de la colina encontramos uno de los lugares de peregrinación más importantes del Islam, después de La Meca y de Medina.

 

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diez − 10 =