Ahorra en tu comunidad de vecinos con estos 10 consejos

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 0 basado en 0 valoraciones

A la hora de recortar gastos en las facturas siempre tomamos algunas medidas en nuestro hogar, pero muchas veces olvidamos que hay otro tipo de consumo que podemos reducir: el de la comunidad de vecinos.

Ahorrar en la comunidad de vecinos no siempre resulta fácil porque el mejor uso de los recursos depende de todos y  se derrocha mucha energía sin saberlo. Con independencia del tamaño de tu comunidad de propietarios, hay una serie de gastos mínimos que casi seguro tendrás que afrontar. Te damos una serie de medidas de ahorro energético y otros recursos para reducir los gastos comunes en tu comunidad:

Ahorrar electricidad:

  1. Bombillas de led o bajo consumo: La vida útil de estas las bombillas es hasta 20 veces superior a las incandescentes convencionales. Estarás años sin renovar las bombillas.
  2. Detectores de movimiento: encienden y apagan la luz automáticamente cuando detectan la presencia de personas. Evitas encender los rellanos de todas las plantas cuando sólo utilizas el de la puerta de tu casa y el portal. También los puedes instalar en el ascensor.

Ahorrar mantenimiento de ascensor:

  1. El presupuesto varía mucho en función de la empresa encargada del mantenimiento del elevador. Si el contrato expira pronto, es hora de comparar precios.

Ahorrar calefacción central:

  1. Purgas en los radiadores de agua de forma periódica para evitar que se acumule aire que dificulte la transmisión del calor.
  2. Buen aislamiento en las ventanas, puertas y tuberías que den al exterior.
  3. Ten en cuenta que a partir de 2017 es obligatorio que cada vecino pague según su consumo. El coste de obra de instalar el sistema de medición individual supondrá un desembolso inicial pero a la larga reportará un ahorro de hasta el 20% en calefacción.

Ahorrar ACS (Agua Caliente Sanitaria):

  1. Sustituir los grifos convencionales por unos con cabezales de bajo consumo.
  2. Comprobar la temperatura del acumulador. En el acumulador la temperatura no debe sobrepasar los 58ºC o el depósito y la tubería se deteriorarán y aparecerá cal. En cambio, en el canal de distribución de ACS la temperatura no debe superar los 50ºC.
  3. Sistema de detención de fugas de agua. A través de un sistema domótico se automatiza la supervisión de posibles fugas no visibles y evita pérdidas de agua y daños en la infraestructura como humedades, filtraciones o goteras.
  4. En jardines conviene poblar con vegetación autóctona que necesite poco riego y programar el sistema de irrigación para evitar malgastar grandes cantidades de agua.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 − tres =