4 problemas de salud que puedes solucionar con limón

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 0 basado en 0 valoraciones

Descubre los beneficios medicinales del limón y despídete de los fármacos

 

El limón es un ingrediente común en cualquier cocina de hogar. Este cítrico puede convertirse en un remedio muy efectivo para aliviar diferentes dolencias o incomodidades y evitar el uso de medicamentos.

 La combinación de limón, pimienta y sal es un remedio milenario alternativo, utilizado por los sabios desde la antigüedad para combatir diferentes dolencias del cuerpo. Sus principios activos son útiles para prevenir y tratar ciertas afecciones. Descubre sus aplicaciones y olvídate de los medicamentos convencionales, de los efectos secundarios y de cumplir con lapsos de tiempo rígidos.

El dolor de garganta:

Mezclar una cucharada de zumo de limón con media cuchara de pimienta, una cuchara de sal y agua tibia reduce la presencia de bacterias y virus en la garganta, además de mitigar el dolor por su efecto antiinflamatorio y analgésico.

Cálculos biliares:

Para disolver los bloqueos en los conductos de la vesícula biliar y acabar con el insoportable y desgarrador dolor de estas piedras biliares, mezcla medio jugo de limón con tres cucharadas de aceite de oliva y una de pimienta, tómalo en ayunas y en el almuerzo durante tres semanas.

Náuseas:

Las náuseas y malestares estomacales son fáciles de combatir: simplemente vierte jugo de limón y una cucharada de pimienta en agua tibia, y consúmelo despacio, dos veces al día.

Frío y gripe:

Por su alto contenido en vitamina C, su gran dosis de minerales y aceites esenciales, el limón es la fruta ideal para prevenir y combatir gripes y resfriados. Sus grandes virtudes pueden potenciarse con un poquito de pimienta y miel, y así detendremos la acción del virus. Solo tienes que exprimir el limón, mezclarlo con pimienta y miel de abejas, verter la mezcla en agua tibia y consumirlo dos o tres veces al día, hasta encontrarse mejor.

Estos son algunos remedios naturales no agresivos que podemos aplicar para suavizar los síntomas de algunas dolencias habituales; sin embargo, en caso de síntomas graves o de que las molestias persistan, lo más recomendables es que pidas cita para una consulta médica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *