Cálculos renales, litiasis y piedras en el riñón | Síntomas, factores de riesgo y tratamiento

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 5 basado en 4 valoraciones

cálculos renales

  • Ya son más de 2 millones las personas afectadas en España de cálculos renales.
  • Beber mucha agua, aumentar la ingesta de calcio y disminuir las proteínas animales son las medidas principales para prevenir la litiasis renal.
  • Se manifiesta a través de cólicos nefríticos que puede llegar a ser de intensidad y a causar muchas molestias.

Aunque inicialmente era un problema que afectaba sobre todo a pacientes de entre 40 y 60 años, en los últimos años las autoridades sanitarias han venido observando un aumento en el número casos en personas más jóvenes. Unos hábitos alimenticios y de vida poco recomendables son los responsables de este incremento.

En este artículo encontrarás todo lo que necesitas saber sobre las piedras en el riñón: qué son, síntomas, por qué aparecen y tratamientos.

Cálculos renales, litiasis renal y piedras en el riñón

Cálculos renales, litiasis renal o piedras en el riñón: tres formas distintas para denominar a las masas sólidas depositadas en el riñón que se producen cuando la orina tiene un alto contenido de sustancias que forman cristales. Estas masas pueden formarse de manera individual o varias a la vez y las más comunes son las de oxalato cálcico y las de ácido úrico.

Se dan con mayor frecuencia en personas caucásicas de género masculino y con edades comprendidas entre los 40 y los 60 años. En mujeres se suelen manifestar a partir de los 60 años y están relacionadas con problemas derivados de la menopausia.

Causas o factores de riesgo de los cálculos renales

Podemos hablar de tres grandes grupos de factores que favorecen la aparición de la litiasis renal

  1. Influencia hereditaria

    Se ha demostrado que los antecedentes familiares multiplican por tres el riesgo de padecer piedras en el riñón.

  2. Factores externos

    • Baja ingestión de líquidos
    • Deshidratación
    • Dieta pobre en calcio
    • Dietas ricas en proteínas
    • Comer con mucha sal
    • Algunos medicamentos (ciertos diuréticos, antiácidos, corticoides, teofilina, aspirina, vitamina D o la quimioterapia)
  3. Factores propios

    • Sobrepeso
    • Diabetes e hipertensión arterial
    • Altos niveles de calcio en sangre
    • Hipertiroidismo
    • Enfermedad inflamatoria intestinal
    • Ciertas enfermedades del riñón
    • Enfermedades genéticas
    • Infecciones urinarias recurrentes

Síntomas del cálculo renal

Los cálculos renales se manifiestan mediante el conocido y temido cólico nefrítico: un episodio brusco de dolor lumbar, derecho o izquierdo, que puede llegar a ser de gran intensidad.

El cálculo no duele cuando se haya en el interior del riñón pero si sale y obstruye el conducto uretral – conducto que lleva la orina del riñón a la vejiga urinaria – la orina no podrá ser eliminada. Esta retención es la que produce una brusca dilatación de la vía urinaria que llega hasta al propio riñón y produce el cólico.

El dolor suele afectar a uno de los dos riñones y suele acompañarse de náuseas, de molestias urinarias en forma de urgencia/frecuencia, e irradiación del dolor a la zona inguinal, genital y hasta el inicio de la pierna.

Con frecuencia aparece también hematuria (sangre en la orina), distensión abdominal y unas pocas décimas de fiebre. En caso de que ésta supere los 38ºC es urgente consultarlo ya que podría tratarse de una complicación potencialmente grave de un cólico nefrítico.

Cómo se diagnostican los cálculos renales

Muchas veces la litiasis renal se diagnostica por casualidad, sin que haya dado ningún síntoma, al examinar una radiografía, una ecografía, un TAC o una resonancia realizada por otro motivo.

Si debuta como cólico, se aconseja la realización de una radiografía de abdomen para poder localizar el cálculo y valorar su tamaño, así como una ecografía para conocer el estado del riñón. En ciertos casos puede ser necesaria la realización de un TAC con contraste, para evaluar con exactitud estos factores.

Tratamiento de las piedras en el riñón

El tratamiento suele consistir en antiinflamatorios, analgésicos y algún fármaco específico que facilite la expulsión del cálculo. El calor local puede ayudar a mitigar los síntomas aplicándolo mediante esterilla eléctrica, bolsa de agua o baño caliente.

Hay que tener en cuenta que la mayoría de cálculos se expulsan espontáneamente, pero cuando el dolor no cede o llevamos ya 3-4 semanas sin expulsar la piedra se debe valorar la posibilidad de practicar algún tipo de tratamiento quirúrgico para extraer el cálculo, o de realizar una litotricia (aplicación de ondas externas de ultrasonidos) para tratar de romper en trozos la litiasis y que se pueda expulsar más fácilmente.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce − nueve =