Cómo cuidar la voz en nuestro día a día cuando es nuestra herramienta de trabajo

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 0 basado en 0 valoraciones

Cuida de tu voz: es tu principal medio de comunicación y parte de tu imagen

La voz es uno de nuestros principales instrumentos de trabajo, al menos para una de cada tres personas; y sin embargo, 2 millones de españoles sufren trastornos vocales que desencadenan habitualmente en disfonías y ronqueras. Estos síntomas suelen manifestarse frecuentemente en personas que desempeñan profesiones como maestros, comerciales, operadores telefónicos, cantantes, actores, locutores… Pero no sólo en el trabajo, una mala calidad de voz puede empeorar las relaciones humanas que tejemos en el día a día y  convertirse en un handicap para presentarnos ante los demás.

Entre los principales hábitos que provocan problemas en la voz encontramos:

  • Realizar esfuerzos al hablar en público durante un tiempo prolongado.
  • Alzar la voz en exceso a causa del ruido ambiente.
  • Esforzarnos a la hora de dar gritos para dar indicaciones en espacios exteriores.
  • Fumar y la ingesta de alcohol.
  • El sedentarismo y el cansancio.

Para evitar lesiones en la voz es necesario llevar a cabo una prevención continua y bastante sencilla. Algunos de estos consejos prácticos y fáciles de aplicar son:

  • No hablar en ambientes ruidosos, mal acondicionados y tóxicos: evitar el tabaco, las bebidas frías, los ambientes secos y los cambios de temperatura bruscos.
  • Evitar las cenas fuertes con componentes irritantes como las grasas, los picantes, los ácidos…
  • Incluir vitaminas A, E y C en nuestra dieta diaria.
  • Hidratarse correctamente: beber entre uno y dos litros de agua al día, en pequeños sorbos.
  • Tratar los catarros y alergias correctamente.
  • Respirar correcta y conscientemente cuando hablamos.
  • Vocalizar correctamente y variando los tonos de nuestra voz.
  • Realizar descansos de 5 minutos después de prolongados momentos de habla oral.
  • Descansar lo necesario: dormir entre 7 y 8 horas para que el sistema vocal pueda descansar y recuperar fuerzas.

Si después de 15 días la situación no mejora, es aconsejable consultar con un especialista en otorrinolaringología: los problemas vocales suelen ser tratables y curables, siempre y cuando se diagnostiquen y traten de forma adecuada, llevando a cabo una buena rehabilitación vocal.

 

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *