Echar la siesta: analizamos el tiempo recomendado en adultos

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 5 basado en 2 valoraciones

cuanto dormir de siesta

Echar la siesta tiene múltiples beneficios. Estamos hablando de beneficios no solo para nuestra salud sino también para mejorar nuestro rendimiento laboral y/o escolar. Abandonar la idea de que una siesta es sinónimo de pereza o de vaguear es vital para incorporar este hábito a nuestro día a día.

En este artículo analizamos todos los beneficios que un ‘sueñecito’ después de comer te puede aportar así como todas las claves para que sepas cuál es el tiempo de siesta recomendado para adultos.

¿Cuánto hay que dormir de siesta?

Echar la siesta es un útil mecanismo para contrarrestar el desgaste fisiológico que sufrimos desde que nos despertamos. A lo largo de la jornada, en nuestro cerebro aumenta la adenosina, una sustancia química que genera somnolencia. La siesta metaboliza esta sustancia química y reduce sus niveles, lo que nos permite recuperar la energía con la que habíamos empezado.

No obstante, es común que nos surja la duda de ¿cuánto hay que dormir de siesta? Estas ventajas comentadas se obtienen especialmente en las siestas cortas, de una duración entre 10 y 30 minutos.

Las siestas largas (de hasta una hora y media) tienen beneficios distintos: en ellas, entramos en la fase REM igual que cuando dormimos de noche, con las ventajas que conlleva el sueño tradicional, pero también conduce a ciertas desventajas.

Además de hacernos perder mucho tiempo durante el día, echar la siesta, o al menos una larga, nos hacen sentir más aletargados por el esfuerzo que conlleva despertarse de un sueño más profundo. Y no sólo eso: es muy probable que después sea más difícil conciliar el sueño por la noche y no durmamos las horas suficientes por la noche. Por ello, lo mejor es echar una siesta corta de 30 minutos como máximo después de comer, cuando nuestros biorritmos están más bajos.

Beneficios de dormir la siesta (corta)

Echar la siesta tiene muchísimas ventajas, algunas de las cuales hemos apuntado más arriba. Además de los anteriores, entre los beneficios de dormir una siesta corta, frente a una siesta larga, se encuentran los siguientes:

  • Mejora nuestras capacidades cognitivas: Echar una siesta estimula la parte del cerebro relacionada con la creatividad y la abstracción, lo que ayuda a detectar patrones similares y establecer conexiones. Además, mejora la capacidad de almacenamiento de nuestra memoria y consolida nuestros recuerdos.
  • Aumenta nuestra concentración: Además de las habilidades cognitivas generales, la siesta ayuda a corto plazo a estar más concentrados y mejorar nuestros reflejos. Después de descansar tan solo veinte minutos, nos es mucho más fácil estar alerta y cometer menos errores.
  • Contribuye al estado de ánimo: Durante la siesta, el cerebro segrega la serotonina u hormona de la felicidad. La serotonina regula el apetito y el estado de ánimo, por lo que una siesta reparadora nos ayuda a sentirnos más felices.
  • Regula nuestra circulación: La siesta es un potente reductor del estrés, una de las principales causas detrás de las enfermedades cardiovasculares. Descansar reduce la tensión arterial y los niveles de cortisol en la sangre, que nos exponen a un debilitamiento de los músculos y aumentan el riesgo de sufrir diabetes a largo plazo.
  • Promueve el crecimiento: el sueño libera la hormona del crecimiento, que ayuda a la reparación de los tejidos del organismo y estimula el sistema inmune. Por ello, está especialmente recomendado durante la infancia y la adolescencia.

Vela por tu descanso con la ayuda de un experto

No hay duda de que echar una siesta cuando lo necesitamos es tan placentero como beneficioso. Si disponemos del tiempo suficiente, es importante aplicar técnicas para dormir bien a fin de extraer el máximo beneficio y tener un sueño verdaderamente reparador. Sin embargo, si nuestro cuerpo nos pide una siesta más larga a pesar de tener un horario normal, es posible que padezcamos algún trastorno del sueño.

En ese caso, lo mejor es ponerse en manos de un especialista que analice nuestra situación. Recuerda que, si cuentas con el servicio Bienestar y Salud de NorteHispana, tienes a tu disposición a un cuadro de expertos que analizarán tu caso y te ayudarán a hacer cambios en tu rutina para que descanses como debes.

 

Ahorra en medicina privada
Ahorra en medicina privada

Descubre "Bienestar y salud", la cobertura médica de nuestro seguro de decesos, con la que accederás a profesionales privados de la salud al mejor precio

Más información

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *