Cómo hacer un testamento

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 3.8 basado en 4 valoraciones

Cómo hacer un testamento

  • Un testamento es un documento por el que oficializas el destino de tus bienes al fallecer.
  • Para hacer un testamento solo necesitas tener más de 14 años y estar en plenas facultades mentales.
  • Existen varios modelos de testamento: abierto notarial, cerrado notarial, testamento ológrafo, testamento online y testamento vital.
Última actualización: 10-08-2020

 
Una de las grandes certezas de la Humanidad es que en algún momento tendremos que abandonar este plano físico. Cuando lo asumimos, es fácil plantearse que dejaremos nuestras pertenencias en manos de otras personas. Si estás en este punto, te interesan las siguientes líneas sobre cómo hacer un testamento. Además, analizamos los diferentes tipos de testamentos que existen y los procesos para elaborar cada uno de ellos, como por ejemplo el testamento online, que puedes redactar a través de tu seguro de decesos para plasmar tus voluntades a tu ritmo y desde cualquier lugar.

¿Qué es un testamento?

Un testamento es un documento por el que oficializas el destino de tus bienes al fallecer, además de otras cláusulas o disposiciones que quieres que se lleven a cabo.

Si no existe un testamento, heredarán tus bienes las personas de tu entorno familiar (herederos legales), siguiendo el estricto orden sucesorio que marca la ley. Por otra parte, los familiares que te rodeen en el momento de la defunción serán los que decidan sobre los últimos tratamientos que recibas, por ejemplo.

Si no existe un testamento, heredarán tus bienes las personas de tu entorno familiar (herederos legales).

Ahora que ya sabes lo que es un testamento y las repercusiones que puede tener el no hacerlo, veamos qué tipos existen y cómo debemos redactar cada uno de ellos.

¿Cómo se hace un testamento?

En primer lugar, debes tener en cuenta que para hacer testamento, que generalmente solo necesitas tener más de 14 años y estar en plenas facultades mentales. Además, es importante que sepas que los testamentos son documentos revocables tantas veces como el testador considere necesario, por lo que si cambias de opinión más adelante, puedes modificar la información que consideres. A continuación te explicamos cómo redactar un testamento, dependiendo de modelo que elijas:

Seguro tras la pérdida
Seguro tras la pérdida

Mira hacia el futuro centrándote en lo más importante, los tuyos, sin que la distancia sea una barrera

Tu seguro de decesos te acompaña ante la pérdida

Abierto notarial

Un testamento abierto notarial es aquel donde reflejamos quiénes son los herederos de nuestros bienes. Es uno de los modelos de testamento más utilizados y debes seguir los siguientes pasos para hacerlo:

  1. Acudir al notario.
  2. El notario redacta el documento en función de lo expresado por el testador y queda en su poder hasta que sea necesaria su apertura.
  3. En el documento debe figurar claramente, el lugar y la fecha en que se otorga.
  4. No hay necesidad de testigos, salvo circunstancias puntuales, como que el testador no sepa leer ni escribir.
  5. Al dictar testamento no hay que olvidarnos de la legítima. Se trata de una parte de la herencia que la ley reserva a los considerados herederos forzosos: los hijos y otros descendientes, o padres y ascendientes en el caso de que no los hubiera. Uno de los tercios de la herencia debe destinarse a los legitimarios, que la repartirán a partes iguales.

Cerrado notarial

En un testamento cerrado notarial, igualmente dejamos por escrito quiénes serán los destinatarios de nuestros bienes. El proceso es similar al anterior:

  1. Redactar el testamento, teniendo en cuenta tanto tus voluntades como la parte legítima que hemos descrito en el punto anterior. Puede ser escrito a puño y letra o mecanografiado.
  2. Puedes solicitar a otra persona que lo redacte según tus requerimientos. En este caso, debes explicar por qué ha sucedido así, como por ejemplo, la imposibilidad de escribir tú mismo por enfermedad.
  3. En cualquier caso, deberás firmar en todas las páginas.
  4. Acudir al notario y entregarle al notario un sobre cerrado con tus deseos sobre el que se extenderá acta firmada por ambos.
  5. Después, puedes conservarlo tú mismo u ofrecer el sobre a quién desees que lo custodie hasta el momento de su apertura.
  6. El notario o la persona que lo esté custodiando tendrá que presentar el documento ante un juez en los diez días siguientes al conocimiento de la defunción.

Testamento ológrafo

El testamento ológrafo sirve para dejar constancia por escrito de quiénes serán los destinatarios de tu herencia. Se caracteriza por estar redactado a mano sin necesidad de un notario. En este caso, debes ser mayor de 18 años para poder hacerlo. Los pasos para este tipo de testamento son los siguientes:

  1. Escribir con tu puño y letra tus voluntades.
  2. Si optas por hacer un testamento ológrafo en casa hay que tener presente que será necesaria la presencia de 3 testigos con la documentación en regla, que firmarán el documento y que no deben estar involucrados en la herencia.
  3. En el momento de la redacción, debes tener en cuenta la parte de la legítima que debes dejar obligatoriamente a los descendientes que corresponden.
  4. Es obligatorio que escribas la fecha y que firmes el documento.
  5. Para que el testamento sea válido, debe ser protocolizado a través del Juez de 1ª instancia en un máximo de 5 años después del fallecimiento.

Testamento online

El testamento online tiene la misma finalidad que los anteriores. Sin embargo, destaca por la particularidad de que puedes redactarlo tranquilamente desde cualquier lugar donde te encuentres. Además, cuenta con la ventaja de que puedes revocarlo con más facilidad que los anteriores. El proceso para su redacción es muy sencillo:

  1. Existen diversas web que ofrecen este servicio, aunque también puedes hacer el testamento online a través de tu seguro de decesos, tal como indicábamos al inicio del texto.
  2. Normalmente, tras ingresar en la web correspondiente, te ofrecen un formulario para rellenar donde debes expresar tus voluntades.
  3. Después, un profesional se encarga de revisarlo y redactar el documento.
    Finalmente deberás firmarlo y validarlo por un notario.

Testamento vital

El testamento vital o documento de voluntades anticipadas suele incluir los deseos del testador en cuanto a la forma en que intervienen los profesionales sanitarios en determinados casos: instrucciones sobre cuidados médicos, si queremos ser incinerados o enterrados, nuestra voluntad sobre la donación de los órganos. Veamos cómo hacer un testamento vital:

  1. En primer lugar, debes conocer que es necesario ser mayor de 18 años para realizarlo y que no necesitas notario.
  2. En la mayoría de los casos y dependiendo de tu comunidad autónoma, necesitas nombrar a un representante que haga de interlocutor con los profesionales médicos para lograr que nuestros deseos se cumplan.
  3. Son necesarios tres testigos para redactar el testamento vital.
  4. Una vez redactado deberás dirigirte a los centros administrativos y de atención al paciente destinados a la recogida de este tipo de documentos. También puedes llevarlo a determinados centros sanitarios y socio-sanitarios, tanto públicos como privados.

Si hay riesgo vital, podemos reflejar nuestros deseos en cualquier soporte donde tengamos total libertad para expresarlos. Todo quedará registrado en nuestra historia clínica y tanto el médico como el enfermero que te atiendan deberán firmar el documento.

Con cita previa, puedes inscribir el testamento vital en cualquier hospital público o privado de tu comunidad autónoma, así como en algunos centros de salud habilitados.

Ejemplos y modelos de testamento

Existen multitud de páginas web donde puedes encontrar formatos que puedes tomar como base para redactar tu testamento. La web milformatos.com es una de ellas. Y en la web ejemplos.net puedes hallar diferentes ejemplos de testamento. Gracias a ellos podrás diferenciar fácilmente entre un testamento ológrafo y un testamento notarial.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Estas webs son útiles sobre todo cuando deseamos realizar un testamento que no requiera notario o cuando no vaya a estar presente ningún profesional en el momento de la redacción, como es el caso de un cerrado notarial.

Privacidad y comodidad en nuestros últimos deseos

La gran variedad de modelos de testamento que tenemos a nuestra disposición nos permite dar prioridad a aspectos como la privacidad en nuestras decisiones. El testamento cerrado notarial es un buen ejemplo de ello, en el que ni si quiera el notario tiene por qué conocer nuestra última voluntad. En el caso del testamento ológrafo solo personas de máxima confianza puede conocer estos deseos tan íntimos.

Además, en la actualidad tenemos opciones tan cómodas como el testamento online, con el que podemos dejar constancia de nuestra última voluntad desde casa, una posibilidad de suma importancia en los tiempos que corren, especialmente para aquellos enfermos de covid-19 que deciden realizar este trámite desde la tranquilidad de su hogar y evitando el riesgo de seguir propagando la enfermedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × dos =