Conciliación familiar y pobreza del tiempo: dos conceptos que están afectando a tu salud mental

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 4 basado en 1 valoraciones

conciliacion familiar y otros factores de la pobreza del tiempo

La sociedad actual está marcada por un ritmo frenético y un énfasis en la productividad creativa y laboral, lo que a menudo puede llevarnos a sacrificar tiempo de ocio para lograr nuestros objetivos profesionales. Esto puede derivar en una “pobreza del tiempo” – esto es, no disponer de al menos dos horas de ocio al día – un hecho que está afectando al 21% de la población.

Afortunadamente, las últimas iniciativas del Gobierno están encaminadas a concienciar a la población de la importancia de los usos del tiempo, y tratan de ofrecer soluciones legislativas para mejorar la conciliación familiar y evitar los efectos perjudiciales de la pobreza del tiempo sobre la salud física y mental En este artículo te indicamos en qué consiste la pobreza del tiempo y qué medidas de conciliación debemos tener en cuenta para prevenirla.

¿Qué es la «pobreza del tiempo»?

La pobreza del tiempo es el término empleado para definir la influencia de la escasez de tiempo en la población, especialmente la clase trabajadora y los sectores con menos ingresos. Se define como la falta de tiempo disponible para el ocio después del que se destina al trabajo tanto remunerado como no remunerado. En este último se incluye, por ejemplo, el transporte al trabajo, las labores domésticas y el cuidado de los hijos.

Se considera que alguien es víctima de pobreza del tiempo cuando no dispone de más de dos horas de ocio al día. Este problema no sólo limita la libertad para el desarrollo personal; también tiene graves consecuencias negativas en el ámbito social y en la propia salud, tanto mental como física, como veremos más adelante.

Qué dice la Ley sobre la conciliación familiar y la «pobreza del tiempo»

En el ordenamiento jurídico actual, la principal forma de combatir la pobreza del tiempo ha sido la normativa que regula la conciliación familiar y laboral. El Estatuto de los Trabajadores establece unos mínimos imprescindibles que las empresas pueden mejorar aplicando políticas adecuadas. Con ello, contribuyen a aumentar el bienestar del trabajador y mejorar su imagen como empresa frente a los trabajadores, que valoran participar en una compañía que les valora y ofrece un buen salario emocional.

Actualmente, los principales derechos del trabajador relacionados con la conciliación familiar y laboral se reflejan en los permisos retribuidos. Algunos de los permisos más importantes en ese sentido son el permiso de maternidad y paternidad, el permiso de lactancia y otras medidas como las vacaciones y excedencias. Asimismo, los trabajadores también tienen derecho a solicitar una reducción de jornada, un cambio de horario o turno y la implantación de un sistema de teletrabajo si su cargo lo permite.

Qué cambios quiere introducir el Gobierno para luchar contra “la pobreza del tiempo”

Las anteriores medidas están consolidadas en la legislación española. Sin embargo, el Gobierno actual se propone trascender el modelo de conciliación actual mediante una serie de medidas que tengan en cuenta el tiempo destinado a los cuidados propios y ajenos. Para ello, algunas de las propuestas que prevé el Gobierno en una nueva Ley de pobreza del tiempo son la mejora de la flexibilidad laboral, la reducción de la jornada de trabajo en función de las circunstancias del trabajador o la ampliación de permisos retribuidos y no retribuidos.

Además, el Gobierno también busca realizar campañas de concienciación para que tanto la ciudadanía como los políticos comprendan la importancia del tiempo libre; ello también puede contribuir al ahorro de energía y a la sostenibilidad reduciendo las horas de actividad en la oficina y el tiempo invertido en desplazamientos mediante medidas como el teletrabajo.

Conciliación familiar ¿cómo afecta en nuestro tiempo libre?

Las anteriores medidas contribuyen a paliar los efectos nocivos de la pobreza del tiempo en la vida personal de la población trabajadora. Después de concluir la jornada laboral oficial, es habitual que las parejas continúen trabajando, ya sea en su trabajo o encargándose de las labores domésticas y de cuidados de los niños.

Ello no sólo implica que el supuesto tiempo de ocio se limita muy a menudo a la gestión del hogar y no deja margen para el desarrollo personal: también deriva en el agotamiento físico y mental y puede provocar tensiones en parejas y familias que no disponen de tiempo para disfrutar en compañía.

Conciliación laboral y familiar ¿a quién afecta más?

Aunque esta clase de problemas relacionados con la falta de tiempo afectan a un 21% de la población, tienen un impacto distinto en función del género. En particular, el porcentaje de personas que padecen este problema es mucho más elevado en las mujeres con hijos: un 35% no dispone de tiempo personal y familiar.

En general, la población femenina es la más afectada en lo relativo a las tareas domésticas y de cuidado de los hijos. Según las jornadas Time Use Week celebradas en Barcelona recientemente, las mujeres solicitan 85% de las excedencias laborales y el 75% de reducciones de jornada. La diferencia entre un género y otro contribuye a reforzar la hipótesis de que las mujeres se responsabilizan de los cuidados en el hogar, y por lo tanto necesitan mucho mayor apoyo en lo relativo a la conciliación familiar.

¿Cuáles son las consecuencias de la pobreza del tiempo

Aunque hemos repasado algunas de las consecuencias negativas de la pobreza del tiempo en el ámbito familiar y personal, lo cierto es que esta problemática afecta a todos los aspectos de la vida. Entre los principales efectos perjudiciales de la falta de conciliación laboral y familiar se encuentran:

  • Problemas laborales: La falta de conciliación laboral contribuye a reducir el rendimiento de los trabajadores. La falta de satisfacción personal hace que el trabajador se sienta menos motivado por su salario, y a menudo se desentienda de su cargo y busque otras opciones laborales. Por ello, la conciliación también es importante para la empresa.
  • Problemas de salud: La ausencia de tiempo de ocio es una causa fundamental de estrés, que puede derivar en graves problemas de salud. Desde la hipertensión hasta el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, pasando por la falta de tiempo para realizar actividad física imprescindible, la pobreza del tiempo constituye un empeoramiento de nuestro bienestar físico.
  • Deterioro de la salud mental: Por último pero no por ello menos importante, la insatisfacción por la pobreza del tiempo y el estrés crónico puede generar un amplio abanico de problemas mentales, entre los que destacan la ansiedad y la depresión.

Cuida de tu salud mental dentro y fuera del trabajo

Sin duda, las futuras mejoras en conciliación familiar pueden contribuir a reducir la pobreza del tiempo y mejorar el bienestar de los trabajadores. Sin embargo, también es importante que la población sea consciente de la importancia del tiempo de ocio y tome medidas personales para velar por su salud mental.

Desafortunadamente, no siempre es fácil prevenir el impacto del estrés en nuestra salud mental sin ayuda especializada. Recuerda que, si estás sometido a estrés o padeces depresión o ansiedad, es importante ponerse en manos de un profesional: para ello, el servicio Bienestar y Salud de NorteHispana pone a tu disposición a expertos en psicología y psiquiatría que te asesorarán para cuidar de tu salud mental dentro y fuera del trabajo.

 

Atención psicológica
Atención psicológica

Bienestar y Salud, la cobertura médica de nuestro seguro Decesos, incluye 2 consultas de psicología anuales reembolsables al 100%.

Más información

 

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *