Qué hacer si en una cuenta bancaria hay dos titulares y uno fallece

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 4.4 basado en 8 valoraciones

Cuenta conjunta con titular fallecido

El fallecimiento de un ser querido siempre conlleva una serie de trámites burocráticos, muchos de los cuales son relativamente sencillos. Sin embargo, la situación se vuelve algo más complicada cuando el difunto comparte la titularidad de una cuenta bancaria con otra persona. Uno de los ejemplos más frecuentes tiene lugar cuando hay una cuenta bancaria con dos titulares y uno fallece.

Tanto si eres el cotitular de la cuenta como si eres uno de los herederos del fallecido, deberás realizar varias gestiones para ponerlo todo en regla. Desde NorteHispana, queremos ayudarte: por ese motivo, en este artículo te indicamos qué hacer tras el fallecimiento de uno de los dos titulares de una cuenta bancaria.

¿Cómo gestionar con el banco la herencia en el caso de fallecimiento de uno de los titulares?

El cambio de la titularidad de una cuenta bancaria por fallecimiento debe gestionarse de formas distintas en función de las circunstancias. Aunque es común oír que el dinero de la cuenta pasa a pertenecer al banco, no es así: si no se lleva a cabo ninguna gestión, el banco puede seguir cargando comisiones y recibos que más tarde se convertirán en deuda para el cotitular y/o los herederos.

En realidad, tras el fallecimiento se abre la sucesión, tras lo cual deben realizarse los siguientes trámites:

  • Determinar si el difunto era cotitular o si sólo era autorizado. En el primer caso, la gestión de la cuenta forma parte de su herencia haya testamento o no. En el caso de ser autorizado, deja de serlo y la cuenta sigue perteneciendo al titular.
  • Contactar con el banco: los herederos o el cotitular deben informar al banco del fallecimiento, tras lo cual la entidad bloqueará la parte correspondiente del fallecido en la cuenta bancaria si éste era cotitular.
  • Proporcionar documentación: para corroborar el fallecimiento, el banco necesitará los siguientes documentos:
    Certificado de defunción.
    Copia del testamento o, si no lo hubiera, de la resolución judicial que declara quiénes son los herederos.
    Documentos que confirman a los herederos, como el libro de familia.
  • Impuesto de Sucesiones: el dinero que conste en la cuenta no podrá utilizarse hasta que el banco no verifique el pago de este impuesto.

Tras los anteriores trámites, el banco concederá la autorización a los herederos para que utilicen el dinero de la cuenta. Cabe señalar que, como es natural, el cotitular puede o no ser heredero de la cuenta, por lo que las anteriores gestiones también pueden corresponderle según su situación.

¿Qué ocurre con la herencia y la cuenta bancaria con dos titulares?

Las anteriores indicaciones son válidas para cualquier clase de cuenta bancaria, incluidas las que tienen como único titular al fallecido. En caso de una cuenta con dos titulares, existen dos posibilidades:

  • Cuenta indistinta: En esta clase de cuenta, todos los titulares pueden gestionar su parte proporcional del capital sin necesidad de autorización de la otra parte. En este caso, por lo tanto, el cotitular podrá sacar dinero de la cuenta bancaria del fallecido hasta llegar al límite que le corresponda (en el caso de ser dos, el 50%). El resto se gestionará por el proceso sucesorio.
  • Cuenta conjunta o mancomunada: En el caso de la cuenta conjunta, los demás titulares necesitarán el consentimiento de todos los herederos del fallecido para disponer de los fondos.

Es importante recordar, no obstante, que informar al banco del fallecimiento es esencial en cualquier caso, y que el proceso de sucesión actúa siempre para la parte que correspondiera al fallecido.

La importancia del testamento

Aunque tener una cuenta con dos titulares puede ser útil en muchos casos, el procedimiento para disponer de los fondos puede complicarse cuando existen varios herederos o el cotitular no es uno de ellos. Esto es especialmente cierto cuando no hay testamento, puesto que es necesario esperar a la resolución judicial sobre la sucesión para determinar qué parte correspondía al fallecido.

Por ello, siempre es conveniente que escojamos la cuenta bancaria que más se adapte a nuestras necesidades y las de nuestra familia. Por razones similares, también es muy recomendable dejar por escrito nuestra voluntad en un testamento para evitar problemas a nuestros sucesores. Para ello, recuerda que el seguro de decesos de Nortehispana te ofrece asesoramiento jurídico y te permite redactar un testamento on-line con la ayuda de expertos.

Un seguro Decesos que te acompaña
Un seguro Decesos que te acompaña

Nos ocupamos del mañana para que puedas vivir el mejor momento con los tuyos.

Vive con total tranquilidad

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *