¿Conoces la diferencia entre la declaración de ausencia y de fallecimiento?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 0 basado en 0 valoraciones

La declaración de ausencia y de fallecimiento en personas desaparecidas

 

La desaparición repentina de una persona provoca una gran inquietud emocional a sus familiares, pero también muchos problemas burocráticos a los que no resulta fácil enfrentarse por ser una situación incierta y desconocida para ellos. Es especialmente importante que en un momento así sepan que pueden acogerse a figuras legales como la solicitud de declaración de ausencia o la declaración de fallecimiento.

¿Qué es la declaración de ausencia?

Cuando una persona desaparece sin dejar rastro, su patrimonio y derechos quedan desprotegidos. Para adoptar las medidas necesarias para su protección es esencial que los familiares soliciten al juez una declaración de ausencia.

Este procedimiento tiene lugar en el juzgado que corresponde al último domicilio del desaparecido, y durante el mismo puede nombrarse un defensor judicial que deberá proteger los intereses urgentes relacionados con el desaparecido. Si existen parientes de hasta 4º grado, este cargo puede serles adjudicado. Igualmente, el juez puede adoptar las medidas que considere necesarias para proteger el patrimonio de la persona ausente.

Hay que tener en cuenta que la declaración legal de ausencia solo puede solicitarse cuando:

  • Hace un año que no se tiene noticias del desaparecido, y la persona no ha dejado ningún apoderado para gestionar sus bienes.
  • Hace 3 años de la desaparición, pero la persona dejó un encargado de administrar su patrimonio.

El cónyuge y descendientes del ausente pueden hacer uso de sus bienes y percibir la renta que marque el juez, aunque no pueden vender nada sin que exista autorización judicial.

Asimismo, el encargado de la gestión del patrimonio del ausente tendrá que garantizar su conservación, hacer inventario de bienes y derechos y hacer todo lo necesario para encontrar a la persona que haya desaparecido.

La declaración de  fallecimiento

Teniendo en cuenta el tiempo transcurrido desde la desaparición y algunas otras circunstancias concurrentes, los familiares pueden solicitar que se dé por fallecida a una persona desaparecida. De esta manera, pueden hacer uso de sus bienes y acceder a prestaciones.

La declaración de fallecimiento puede solicitarse en los siguientes plazos:

  • 10 años después de tener las últimas noticias del desaparecido.
  • 5 años después de las últimas noticias de la persona ausente, si ésta tenía más de 75 años.
  • 2 años después de la desaparición, si fue en una situación de peligro.
  • 2 años después del final de una guerra, si el fallecido desapareció participando en ella.
  • 3 años después de un naufragio.
  • 2 años después de un accidente aéreo.

Conseguir una declaración de fallecimiento permite que se pueda abrir el proceso de sucesión, aunque no será hasta pasados 5 años cuando se entreguen los legados.

En el caso de que una persona dada por fallecida reaparezca, podría reclamar sus bienes en  el estado que estuvieran en ese momento, incluyendo los beneficios generados desde el momento de su aparición.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × cinco =