Seguir una dieta sin gluten sin ser celíaco no es tan sano como parece

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 5 basado en 1 valoraciones

dieta sin gluten

En nuestro país se estima que una de cada 100 personas es celíaca, es decir, intolerante a los productos con gluten. El problema principal de la celiaquía son los cambios que provoca en nuestra dieta. Cuando nos diagnostican esta enfermedad, lo más común es que se nos vengan mil preguntas a la cabeza: ¿Qué como ahora? ¿Cómo será mi dieta? ¿Podré adaptarme a nuevos hábitos alimentarios?

En este post responderemos a todas las dudas relacionadas sobre una dieta sin gluten. También hablaremos de las posibilidades de seguirla cuando no eres celíaco, y repasaremos los beneficios y riesgos de decidirse por una alimentación libre de gluten.

¿En qué consiste una dieta sin gluten?

El gluten es una proteína que contienen cereales como el trigo, la cebada o el centeno. La celiaquía o intolerancia al gluten es una enfermedad genética que consiste en una reacción inflamatoria en el intestino delgado. El sistema digestivo de un celíaco no puede absorber los nutrientes de los alimentos con gluten, lo que provoca problemas muy graves de salud incluso cuando se consumen cantidades pequeñas.

Por eso, es imprescindible que los celíacos sigan una dieta sin gluten de forma estricta y sin excepciones. La dieta para celíacos prohíbe alimentos que contengan derivados de los cereales: harina, féculas, sémolas o almidones. En su lugar, se basa en alimentos de origen natural que no contengan gluten; por suerte, también hay cereales como el arroz o el mijo que no provocan intolerancia.

Lista de alimentos sin gluten

Algunos de los alimentos para celíacos más comunes en la dieta sin gluten son los siguientes:

  • Cereales, harinas y derivados: Hay muchos cereales sin gluten, entre los cuales destacan el arroz, el maíz, el mijo, el sorgo, la quinoa o el sésamo. Además, cada vez hay más harinas, panes y pastas aptos para celíacos en el mercado que llevan la etiqueta correspondiente.
  • Verduras y legumbres: Todas las verduras frescas y congeladas que no han sido manipuladas son aptas para el consumo en una dieta sin gluten. Eso incluye tubérculos como la patata o el boniato.
  • Fruta: Tanto las frutas frescas como los frutos secos son adecuados para celíacos. Las únicas excepciones son las frutas deshidratas, las confituras y mermeladas y los frutos secos fritos o con azúcar.
  • Carnes y derivados: Cualquier tipo de carne fresca o congelada forma parte esencial de una dieta sin gluten. Eso sí, es importante evitar la carne precocinada y los embutidos, que a menudo se elaboran con harina y otros productos con gluten.
  • Pescado y marisco: Todo tipo de pescado que no haya sido precocinado es ideal para la dieta celíaca.
  • Huevos y derivados: Salvo el huevo hilado y los huevos liofilizados, el huevo es un alimento completamente libre de gluten.
  • Leche y productos lácteos: Los productos lácteos elaborados con leche fresca no contienen gluten. Sólo hay que evitar los quesos manipulados (como el queso para untar o el queso rallado) y otros lácteos manipulados como el helado o el yogur con alimentos añadidos.

¿Es sano seguir una dieta sin gluten si no eres celíaco?

La presencia de alimentos naturales en la dieta gluten free la ha hecho muy atractiva incluso para gente que no padece celiaquía. Sin embargo, es importante tener en cuenta que no todos los alimentos sin gluten son iguales, y que seguir una dieta de este tipo sin tener celiaquía no siempre es beneficioso

En principio, seguir una dieta sin gluten podría ser beneficioso ya que comeríamos más alimentos naturales y menos productos como la pizza o la cerveza. Sin embargo, esa ventaja desaparece cuando reemplazamos productos con gluten por equivalentes gluten free. Muy a menudo esos productos imitan el alimento original añadiendo más grasa o hidratos de carbono.

Además de eso, la ausencia de nutrientes como el grano o la fibra en la dieta sin gluten puede ser peligrosa para tu sistema cardiovascular. Incluso la gente con celiaquía debe encontrar una combinación segura y saludable de los alimentos que consume, para compensar la posible falta de nutrientes esenciales en una dieta para celiacos. En todo caso, si no eres celíaco es mejor que sigas una dieta lo más variada posible, y cuides de tu salud combinando otras dietas. Puedes, por ejemplo, probar con la dieta dash, que es perfecta para los hipertensos.

Una dieta variada, la base de una buena alimentación

Seas intolerante al gluten o no, la clave de una alimentación saludable es comer tanta variedad de alimentos como puedas. No es posible consumir productos con gluten si eres celíaco, pero eso no significa que no puedas comer bien: en general la dieta celíaca no tiene carencias nutricionales si es lo bastante variada.

Si no padeces celiaquía, no es más sano que comas alimentos sin gluten, y te será más difícil conseguir una dieta equilibrada. Si buscas mejorar tu alimentación, la mejor opción es una dieta mediterránea rica en alimentos probióticos.

Aun así, lo mejor es contar con la ayuda de un nutricionista que puede aconsejarte y guiarte en tu alimentación. Por ello, NorteHispana Seguros, gracias a su extenso cuadro médico, te ofrece una consulta anual con un profesional de la nutrición reembolsable al 100%.

¿Quieres cuidar tu alimentación?
¿Quieres cuidar tu alimentación?

Bienestar y Salud, la cobertura médica de nuestro Seguro de decesos familiar, incluye 1 consulta al año con un nutricionista reembolsable al 100%

Más información

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *