Diferencias entre tarjetas de crédito y débito: ¿cuándo usarlas?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 3 basado en 2 valoraciones

Diferencia entre tarjeta de credito y debito

Cuando se trata de formas de pago, los datos apuntan a que cada vez pagamos más con nuestras tarjetas. El dinero en efectivo está cayendo en desuso y es la tarjeta de crédito o débito la que sale más a menudo de nuestra cartera. De hecho, los datos del Banco de España confirman una tendencia alcista en operaciones, importes y número de tarjetas que circulan en nuestro país. De media, cada español tiene 2 tarjetas en la cartera.

No obstante, es importante conocer la diferencia entre tarjeta de crédito y débito, ya que si no se utilizan de manera adecuada puedes ver cómo afecta a tu capacidad de ahorro.

¿Qué es una tarjeta de crédito?

Una tarjeta de crédito es un medio que permite hacer pagos sin necesidad de efectivo.

También se puede sacar dinero de cajeros automáticos, aunque en la cuenta no haya fondos.

Para que la tarjeta de crédito realice su función, debe estar vinculada a una cuenta, que puede tener como titular al usuario de esta o a otra persona que lo autorice. Además, la tarjeta puede estar emitida por el banco que gestiona esta cuenta o por otra entidad.

Con una tarjeta de crédito puedes elegir entre pagar con los fondos que tienes en la cuenta, hacerlo a crédito o un mix de ambos. También puedes limitar la cantidad máxima por día que se pague de forma directa o a crédito.

¿Qué es una tarjeta de débito?

Una tarjeta de débito también es un medio de pago sin llevar dinero en efectivo, o sacarlo de un cajero. Tanto la cuenta a la que está ligada como la entidad que emite la tarjeta es la misma, y lo normal es que al abrir una cuenta te den una tarjeta de débito sin que la tengas que solicitar.

Con una tarjeta de débito solo puedes alcanzar el límite de dinero que hay en la cuenta, salvo que hayas elegido otros límites, pero nunca se podrá superar el máximo de fondos que hay en ella.

Tarjeta de crédito y débito: principales diferencias

La diferencia entre tarjeta de crédito y débito más significativa es que con la primera es posible hacer pagos sin disponer de dinero en la cuenta vinculada, mientras que con la segunda no. Sin embargo, el dinero pagado con la tarjeta de crédito debe pagarse al final del mes o acarrea unos intereses.

El interés que puede alcanzar una tarjeta de crédito es bastante superior al de un crédito convencional, por lo que es muy importante estar al tanto de ello. Este tipo de tarjetas pueden ser muy útiles en caso de necesitar atender una urgencia, como un imprevisto que requiera hacer una compra inmediata. Al tener una cantidad preconcedida a crédito, el dinero se recibe de forma instantánea, aunque si se trata de algo que se puede prever, lo recomendable es buscar alternativas.

Las comisiones por tarjeta de crédito o tarjeta de débito también son distintas. Dependerá en gran medida de la cuenta y las condiciones que tenga asociadas.

Tabla comparativa entre tarjeta de débito y tarjeta de crédito

En esta tabla se recogen las principales diferencias entre las
tarjetas de crédito y las de débito:

Comparativa entre tarjeta de crédito y tarjeta de débito
Tarjeta de crédito Tarjeta de débito
Puedes pagar sin fondos en la cuenta Solo puedes pagar con los fondos de la. Cuenta
Puedes sacar dinero de cajeros Puedes sacar dinero de cajeros
Las puede emitir una entidad distinta a la de la cuenta vinculada Solo la emite la entidad que gestiona la cuenta
Tienes que pagar intereses si no liquidas a final de mes No pagas intereses
El tipo de interés es más elevado que el de un crédito convencional No tiene intereses porque pagas con los fondos disponibles
Permite el pago diferido El pago es inmediato
Se puede pagar a crédito o a débito No se puede pagar a crédito

Utiliza las tarjetas de manera responsable

Si decides usar las tarjetas de crédito o débito, asegúrate de que conoces bien lo que conllevan para que tu economía no se vea afectada. Bien utilizadas, pueden ayudarte a potenciar tu estrategia de ahorro, pero si las usas sin control es posible que ocurra lo contrario.

Ahorra para el futuro mientras proteges el presente
Ahorra para el futuro mientras proteges el presente

Un producto de ahorro que también funiona como un seguro de vida. Rentabilidad garantizada y régimen de aportaciones flexible.

Más información

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince − cinco =