Edificios de consumo energético casi nulo (nZeb): ¿son las casas pasivas la mejor solución?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 5 basado en 1 valoraciones

edificios consumo energetico casi nulo

La Unión Europea emitió en 2012 una directiva que buscaba promover la eficiencia energética y reducir la emisión de gases contaminantes. Una de las medidas más señaladas de la directiva fue la implantación de los llamados nZeb, o edificios de consumo energético casi nulos.

La directiva de la UE sobre edificios nZeb entró en vigor en 2019 para los edificios públicos, mientras que a las propiedades privadas se les concedió margen hasta 2021. Por eso no es de extrañar que muchos propietarios de inmuebles se pregunten cómo les afectará esta nueva norma y quieran conocer qué implica transformar sus viviendas en casas pasivas.

Si tienes una vivienda en propiedad y quieres saber cuál es la mejor manera de mejorar su eficiencia energética, sigue leyendo. En NorteHispana te damos todas las claves sobre los edificios nZeb, y te indicamos si una casa pasiva es lo mejor para tu vivienda.

Y si te quedan dudas sobre la normativa, recuerda que nuestro seguro de hogar multirriesgo universal incluye un servicio telefónico de consultas jurídicas disponible 24 horas al día y sin límite de uso.

¿Qué es un edificio de consumo de energía casi nulo?

Según la Comisión Europea, los edificios de consumo energético casi nulo o nZeb (nearly zero-energy buildings) son aquellos con un rendimiento energético muy alto. La eficiencia energética de los edificios nZeb se basa en dos aspectos:

  • Necesidad de energía. Los edificios nZeb tienen una necesidad muy baja o nula de consumo energético.
  • Fuente de energía. Deben ser renovables y venir del mismo edificio o de la cercanía.

¿Cómo se consigue mejorar la eficiencia energética de los edificios para considerarlos nZeb? El proceso consta de cuatro iniciativas importantes, y en él intervienen inquilinos, propietarios, empresas e instituciones públicas:

  • Diseño eficiente y sostenible. Reducir la necesidad de consumo energético de un edificio comienza por utilizar técnicas de construcción que aprovechen los recursos naturales como el viento, la luz solar y el calor. Además de ello, también es clave modificar nuestros hábitos como inquilinos para reducir al mínimo la huella energética.
  • Fomento de las fuentes de energía renovables. El uso de placas solares o energía eólica y el reaprovechamiento del agua son formas tan viables de generar energía como la electricidad. Promover el uso de fuentes renovables contribuye a consolidarlas como una alternativa viable y sostenible.
  • Regulación jurídica. La normativa europea y su aplicación en los países de la zona euro está acelerando la implantación de edificios nZeb que reduzcan el consumo y satisfagan las necesidades de los inquilinos.
  • Creación de estándares operativos. Más allá de la normativa, establecer estándares de calidad hace más accesibles los conocimientos y las técnicas necesarias para construir un edificio nZeb.

Ya existen unas cuantas certificaciones que establecen los objetivos de sostenibilidad de los nearly zero energy buildings. Algunas de las más conocidas son BREEAM, LEED, WELL y Passivhaus, la última de las cuales ha popularizado el concepto de casa pasiva.

¿Es una casa pasiva la mejor forma de conseguir el nZEB?

Una casa pasiva es cualquier vivienda diseñada según el estándar alemán Passivhaus. Algunos de los principios de sostenibilidad que se usan en su construcción son:

  • Aprovechar las condiciones climáticas y geográficas de su ubicación.
  • Aislar el envolvente de la casa, reduciendo la pérdida de calor.
  • Usar carpintería de alta eficiencia energética que resguarde del aire exterior.
  • Mejorar la seguridad eléctrica del hogar, utilizando fuentes alternativas si es posible.

Todos estos principios buscan reducir el consumo de la casa y aprovechar al máximo sus recursos. Por eso, seguirlos es una de las mejores formas de hacer que tu vivienda se considere nZeb.

De todos modos, la construcción o reforma puede ser muy costosa. Si no es una opción para ti, no te preocupes: hay muchas otras maneras de potenciar la eficiencia energética de tu hogar. Puedes adquirir hábitos personales que mejoren la eficiencia de tu casa, como evitar el uso de productos con obsolescencia programada. Y si tu lavadora o tu nevera necesitan un cambio, no olvides que también es posible ahorrar energía con electrodomésticos A+++.

¿Tengo que adaptar mi vivienda para que sea de consumo de energía casi nulo?

La nueva normativa de la UE afecta principalmente a edificios de nueva planta, así que si ya tienes un edificio no estás obligado a adaptarlo a los nuevos estándares. Eso sí, las obras de reforma importantes también deben tener en cuenta la eficiencia energética, así como el incumplimiento del consumo casi nulo puede conllevar sanciones.

En cualquier caso, si tienes que adaptar tu edificio a la normativa nZeb puedes contar con ayudas públicas que cubrirán parte de tus gastos. Y si quieres informarte de ellas o asegurarte de que tu edificio cumple con los nuevos estándares, no olvides que puedes contar con el servicio de consultas jurídicas de tu seguro de hogar.

Garantizamos la seguridad de tu hogar
Garantizamos la seguridad de tu hogar

Nos aseguramos de que tu hogar sea un sitio seguro para ti y tu familia.

Más información

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 3 =