Consejos para evitar que niños y adultos tengan accidentes en la piscina

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 5 basado en 1 valoraciones

Evitar los accidentes en la piscina siguiendo estas recomendaciones

 

Bañarse y jugar en la piscina es uno de los pasatiempos más deseados, pero no hay que dejar que el afán por pasar un buen rato nos haga olvidar los riesgos que conllevan todas las piscinas. Es importante enseñar a los pequeños, y recordar nosotros mismos, unas medidas de seguridad básicas para que no subestimen esta práctica deportiva.

Precauciones para los más pequeños

Según los expertos, un menor puede ahogarse en menos de 3 minutos con tan solo 20 centímetros de agua, sin que sus padres se percaten de nada, por lo tanto el tema no  debe tomarse a la ligera. Para poder disfrutar de un momento de calma y tranquilidad, los padres deben inculcar a sus hijos una serie de preceptos a seguir a la hora de bañarse en la piscina y que a continuación te listamos:

  • Bañarse siempre en compañía de un adulto.
  • Usar un flotador o los manguitos, siempre adaptados al tamaño del niño y correctamente colocados. En ningún caso deben intentar quitárselos o cambiarlos de posición.
  • Tener muchos cuidado con los bordillos, las escaleras y los toboganes: deben saber que si están húmedos ellos o los pies del niño, resbalarse es muy fácil y puede ocasionar daños muy graves.
  • Respetar siempre la digestión: no deben meterse en la piscina justo después de comer.
  • Evitar lanzarse de golpe a la piscina: es importante enseñarles a entrar poco a poco, humedeciendo zonas del cuerpo como el cuello o las muñecas.
  • Recoger siempre todos los juguetes que se han utilizado en la piscina: de esta forma evitaremos que otros niños se lancen súbitamente a por ellos.
  • Decirles que deben avisar a alguna persona mayor si ven que algún niño se ha caído a la piscina o se ha hecho daño.
  • Respetar las piscinas privadas: no todas las piscinas están hechas para ti.
  • Enseñarle a nadar cuanto antes, y cerciorarse de que lo hace correctamente.

El ahogamiento secundario

Otro riesgo que debemos tener en cuenta es el llamado ahogamiento secundario. Este puede producirse entre los 15 minutos y las 72 horas después de haber sufrido un “semi-ahogamiento” que, más allá de ser un mal trago de agua, ha dañado el tejido pulmonar.

Dado que es más frecuente en niños, especialmente de corta edad, es aconsejable que después de un episodio de inhalación de agua se mantenga la vigilancia para poder actuar con rapidez si fuera necesario. Los síntomas son dificultad para respirar, tos intensa, cansancio inusual, falta de atención o pronunciar mal las palabras.

Y los adultos, ¿cómo pueden evitar accidentes en la piscina?

También los adultos corren el riesgo de ahogarse en la piscina, por eso es importante que, además de cumplir con las mismas recomendaciones que se aplican para los niños, se sigan estos consejos de prevención:

  • Evita el consumo de alcohol y/o drogas ya que podría ocasionarte problemas de respiración o pérdida de conciencia, entre otros casos.
  • Si no sabes nadar no permitas que te tiren al agua ni te sumerjas sin algún tipo de protección que te ayude a mantenerte a flote.
  • No corras por el borde de la piscina ni saltes al agua sin mirar a dónde vas a caer, podrías provocar un ahogamiento.
  • Debes prevenir la deshidratación. Bebe mucha agua ya que con la exposición continuada al sol podrías llegar a sufrir mareos y perder la conciencia en la piscina.

Nadar es un deporte asociado al tiempo de ocio, pero como toda actividad física, si no se domina, requiere tomar las precauciones citadas para evitar accidentes y ahogamientos. Sigue estos consejos y disfruta de tus baños en la piscina con total tranquilidad.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 + 12 =