¿Cómo gestionar correctamente la reputación online de un difunto?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 3.8 basado en 4 valoraciones

La gestión de la reputación y la herencia digital de un fallecido

Nuestra actividad en la red está dando lugar a nuevas problemáticas y una de las más inquietantes es la de saber cómo abordar la reputación online personal de alguien que ha fallecido. Al fin y al cabo, los movimientos que hacemos en internet forman parte de la vida misma y pueden tener consecuencias más o menos significativas para las personas allegadas al difunto. En este post te explicamos cuál es la mejor manera de gestionar la reputación online de un ser querido que ha fallecido.

La reputación online de un fallecido

¿Qué se hablará de nuestros seres queridos en internet cuando ya no estén?, ¿qué ocurrirá con sus cuentas de correo electrónico o con el blog donde escribía?, ¿qué será de sus cuentas en Facebook e Instagram? Estas cuestiones tienen que ver con la reputación online tras el fallecimiento.

¿Qué es la reputación online?

Hoy en día, podemos decir que prácticamente todos tenemos una vida en Internet y nos gusta cuidarla, transmitiendo nuestra mejor imagen en las redes. Además, sabemos que si tenemos una buena reputación online mientras vivimos, tenemos más posibilidades de alcanzar el éxito: conseguir un trabajo mejor, expandir un negocio o convertirte en influencer.

La reputación online es, en definitiva, la imagen que tienen los demás usuarios sobre nosotros mismo en internet y está relacionada con el efecto que producimos sobre ellos. Pero, ¿es igual de importante la reputación online una vez que hemos muerto?

Los beneficios de gestionar la reputación online

Algunos espacios digitales pueden cerrarse sin mayores consecuencias, como un perfil de Facebook de uso personal y, otros, incluso podrían tener un valor económico importante, como una tienda online o un blog literario en el que se disparan las visitas tras el fallecimiento de su escritor. Siempre te servirá de gran ayuda acudir al seguro de deceso de la persona fallecida, ya que en la actualidad, este tipo de seguros incluyen servicios específicos para la gestión de la herencia digital y de la reputación online tras el fallecimiento.

  1. En cualquier caso, controlar la presencia en las redes sociales, así como el patrimonio digital global es interesante para todos, principalmente para evitar actos que atenten contra la propia imagen, el honor, la privacidad o la intimidad, tanto del difunto como de sus familiares.
  2. Cuidar el entorno digital tras el fallecimiento es uno de los principales retos a los que nos enfrentamos, especialmente después del fallecimiento de una persona y gestionar la reputación online de un difunto es fundamental para que se respete su memoria.

Administrar una herencia digital

Cuando fallece alguien cercano a nosotros y nos vemos obligados a administrar su herencia digital, nos encontraremos ante muchas dudas sobre qué hacer. La situación es especialmente complicada si el difunto no ha expresado previamente qué quiere que se haga con sus perfiles y presencia online.

¿Qué hacer con la huella digital?

Tendrás que tomar decisiones si desconoces cuál era la voluntad del difunto: deberemos optar por el mantenimiento o cierre de sus cuentas según consideremos moralmente adecuado. Si optamos por conservar el legado digital del fallecido, también deberemos aprender a gestionar su reputación online para evitar injerencias en su honor y en el respeto a su intimidad y la del resto de sus seres queridos.

¿Cómo dar de baja un fallecido en las redes sociales?

Uno de los espacios más emblemáticos de internet son las redes sociales. Si el fallecido había dejado constancia o bien, tú mismo has tenido que tomar la decisión de borrar la huella digital de un difunto en sus redes sociales, debes tener en cuenta que cada una tiene su propia regulación para la gestión de perfiles de personas fallecidas. Informarnos de estas características y de las consecuencias que puede tener en el manejo de la herencia digital es un requisito básico antes de tomar cualquier decisión acerca de la gestión de la reputación online de un difunto. ¡Toma nota!

Cómo dar de baja una cuenta de Facebook

Especialmente significativo es el caso de Facebook, que permite que el perfil de un fallecido se convierta en una cuenta conmemorativa, manteniendo su información, que la gestione el heredero digital o, simplemente, la eliminación del perfil. Si optamos por la primera alternativa, debemos ser conscientes de que estos datos seguirán expuestos online a cualquier persona. En cambio, para dar de baja la cuenta de un difunto en Facebook solo es posible si él mismo lo había expresado en vida a través de su propio perfil:

  1. Ir a “Configuración General”
  2. Hacer clic en “Configuración de cuenta conmemorativa”
  3. Hacer clic en “Solicita que tu cuenta se elimine cuando fallezcas”

Cómo dar de baja una cuenta de Instagram

Instagram ofrece igualmente la posibilidad de contar con una cuenta conmemorativa o bien eliminar totalmente la cuenta de una persona fallecida. Lo más relevante sobre Instagram es la documentación que debes aportar:

Documentación para crear una cuenta conmemorativa en Instagram:

  1. Acreditación del fallecimiento.

Documentación para eliminar la cuenta de un fallecido en Instagram:

  1. Partida de nacimiento
  2. Certificado de defunción
  3. Nota legal donde figures como representante legal

En ambos casos, debes cumplimentar un cuestionario específico que puedes encontrar en el servicio de ayuda de Instagram, tanto para solicitar la cuenta conmemorativa de un fallecido, como para eliminarla.

Cómo dar de baja una cuenta de Twitter

En el caso de Twitter no existe la posibilidad de hacer la cuenta conmemorativa de un difunto. Directamente, tendrías que borrarla aportando la siguiente documentación:

  1. Datos del difunto.
  2. Copia de tu DNI.
  3. Certificado de defunción.

fIgualmente, deberás rellenar un cuestionario específico para solicitar la eliminación de la cuenta de Twitter de un fallecido.

La identidad digital

La identidad digital es una característica única protegida mediante contraseñas y que poseen todas las personas que tienen presencia en internet. ¿Quiénes somos en el entorno digital? Nadie debería hablar en nuestro nombre a menos que haya un consentimiento expreso. Y, cuando fallecemos, todos tenemos el derecho de elegir si también queremos desaparecer completamente de la red o transmitir nuestro legado digital a esa persona de confianza.

Conclusiones

Gestionar la muerte de un ser querido y sus consecuencias legales y administrativas nunca es fácil, especialmente por el momento emocional que se vive en una situación así. Afortunadamente, puedes contar con el apoyo de un buen seguro de decesos para que se encargue de todas las gestiones relacionadas con el fallecimiento, entre las que se encuentra la administración de la reputación online y la herencia digital.

Esta labor tiene el principal objetivo de hacer que se respete la memoria del difunto en internet y defender los derechos de sus familiares tales como la propia imagen, el honor, la privacidad y la intimidad.

Las redes sociales son unos de los espacios más sensibles debido al gran número de respuestas que pueden tener los usuarios sobre un fallecido y la facilidad con que pueden generarse. Las más populares del momento: Facebook, Instagram y Twitter, proporcionan al público diferentes alternativas para el tratamiento del perfil de cualquier persona tras su fallecimiento.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 5 =