Gestiones y trámites necesarios tras un fallecimiento

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 4 basado en 2 valoraciones

Una de las situaciones con las que menos empatizamos es con la muerte. No nos gusta pensar en ella, ni en el día que pueda dejarnos un ser querido. Es lógico que no queramos sufrir antes de hora. Sin embargo, saber qué hacer cuando fallece un familiar puede evitar un estrés añadido, sobre todo en un momento emocional que dificulta aún más las gestiones necesarias en un sepelio. ¿Cuáles son las gestiones y trámites necesarios tras un fallecimiento? Ahí es cuando la compañía aseguradora y la póliza de decesos se convierten en los aliados perfectos.

Gestiones y trámites necesarios tras la muerte de un familiar

El seguro gestiona todo

La relación de trámites legales tras la defunción puede resultar agobiante a primera vista, por la cantidad de gestiones requeridas. En caso de que el fallecido tenga un seguro de decesos, el proceso se simplifica casi del todo. Las garantías que incluye la póliza del seguro incluyen prácticamente todos los pasos. De este modo se libera a los familiares de la sobrecarga administrativa que supone el papeleo.

En el caso de que el difunto tenga contratado un seguro de decesos, lo primero que hay que hacer es llamar al teléfono de atención para servicio funerario de la compañía. A partir de ahí, nuestra aseguradora se responsabilizará en gran parte de la gestión relacionada con el fallecimiento. Hay pasos que deben realizarlos obligatoriamente los allegados, pero es indudable que el respaldo y el acompañamiento que ofrece la compañía aseguradora hace que éstos se sientan menos perdidos y solos.

Papeleo sin seguro

La cosa cambia radicalmente si el fallecido no tiene seguro de decesos. Por un lado, debemos centrarnos en toda la documentación obligatoria solo hasta el entierro o la incineración. Suelen ser trámites inminentes a la muerte, ya que se resuelven antes de las 48 horas siguientes al fallecimiento. El procedimiento se alarga si acontecen circunstancias especiales en la defunción, tales como morir fuera del país que conllevaría repatriar el cadáver, o fallecer en accidente aéreo o naufragio, que asimismo precisa trasladar los restos mortales y la consiguiente investigación judicial.

Gestiones y trámites necesarios tras un fallecimiento

– Obtención del certificado médico de defunción (CMD), que acredita la muerte de la persona. Lo expide el médico que ha tratado al difunto, o cualquier otro facultativo que pueda certificar su fallecimiento.

– Inscripción de la defunción en el registro civil. Ya con el CMD o la orden judicial correspondiente del primer punto, hay que inscribir el fallecimiento en el registro civil del municipio donde ha muerto la persona. Es un trámite que debe resolverse antes de las 24 horas del fallecimiento y necesario para obtener la licencia para el entierro o incineración del difunto. Hay que tener en cuenta excepciones en casos especiales:

  • Desconocemos donde ha fallecido. El registro se realiza donde se encuentre el cuerpo.
  • Fallece durante un viaje. El registro será en el lugar del entierro o localidad de llegada.
  • Fallece en accidente aéreo o naufragio. El registro será donde comience el proceso y los primeros trámites, sea en España o en el extranjero.

 – Licencia de entierro. Una vez hayamos inscrito la defunción en el registro civil, ya podemos proceder a la solicitud de la licencia de entierro o cremación, que también sucede en las 24 horas del fallecimiento. Es una autorización que expide el encargado del registro civil y que permite dar sepultura o incinerar el cuerpo.

– Traslado del cuerpo. La licencia de entierro nos permite trasladar al difunto hasta el cementerio para el entierro, o hasta el crematorio. Un servicio del que se responsabiliza la funeraria contratada. En el caso de fallecimiento en el extranjero, conviene ponerse en contacto con la embajada del país donde se haya producido la muerte, y seguir los trámites oportunos.

– Incineración o entierro.

– Certificado de últimas voluntades. Es el documento que acredita si una persona ha otorgado testamento y ante qué Notario. Se puede solicitar pasados 15 días hábiles desde el fallecimiento. Con él, los herederos pueden dirigirse al Notario autorizante del último testamento y obtener una copia del mismo. Este documento es necesario para la realización de cualquier acto sucesorio. Si no hay testamento, es preciso realizar un acta de declaración de herederos, situación que vendrá detallada en el certificado de actos de última voluntad ante Notario si se trata de familia directa (padres o hijos) o en el Juzgado para los demás casos.

– Pensión de viudedad y aceptación de la herencia. Las gestiones tienen lugar en los Centros de Atención e Información de la Seguridad Social. Habrá que cumplimentar el modelo de solicitud de Prestaciones de Supervivencia; también habrá que presentar la documentación requerida. En el caso de la herencia, esta se puede aceptar expresa o tácitamente, a beneficio de inventario (si se tienen dudas sobre la solvencia del fallecido) o repudiarla. En el proceso de la herencia, es conveniente buscar un representante legal por la complejidad del proceso y la burocracia necesaria.

– Certificación de seguros. Es importante averiguar en este momento si el fallecido tenía contratado un seguro de vida o de accidentes y comprobar si hay un beneficiario designado para el cobro de la prestación. Si no es así, el importe lo recibirán los herederos legales del titular del seguro. Una vez localizada la póliza de seguros, hay que contactar con la compañía aseguradora para realizar los trámites de cumplimiento. Aquí también se requiere el certificado de defunción. La solicitud de certificado de contratos de seguros de cobertura de fallecimiento se puede tramitar igual que el de últimas voluntades, de forma electrónica o a través del teléfono de atención al ciudadano del Ministerio de Justicia. Te contamos cómo averiguar si un familiar fallecido contaba con algún seguro de vida en este post.

Papeleo tras una muerte

 

Visto lo visto, se entiende que más de la mitad de los españoles pongamos toda esta burocracia en caso de fallecimiento en manos de compañías aseguradoras. El seguro de decesos, conocido por muchos como el seguro de muertos o seguro de los muertos, tiene una larga y consolidada tradición en España. Somos partidarios de priorizar las emociones para vivir con intimidad la muerte de un ser querido, y a cambio delegar la gestión que nos quita tiempo y nos aparta de lo que de verdad importa.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

2 comentarios

  1. Mi madre a fallecido hace casi un mes,, estoy esperando que me mandeis el certificado de últimas voluntades,,. Mi pregunta es,.,
    Me mandáis también el certificado de seguro de vida??….
    En notaría me lo han pedido y dice k me lo tenéis k mandar vosotros,, la compañía de decesos,,, es así??

    1. Buenas tardes Belen, ¿serías tan amable de facilitarnos el número de póliza o DNI de la persona asegurada para poder revisar lo que comentas? Muchas gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *