Haz ejercicio mientras trabajas

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 0 basado en 0 valoraciones

7 ejercicios que puedes hacer en el trabajo

 

¿Cuántas veces has dicho eso de ‘con tanto trabajo no tengo tiempo de hacer deporte’? Ahora, ya no puedes poner esta excusa para empezar a moverte  durante tu jornada laboral. Trabajar y cuidar tu forma física es fácil si empiezas a hacer una serie de ejercicios que son muy sencillos, y que no interferirán en ningún momento en tu trabajo.

Fuera de la empresa

Si realmente quieres hacer ejercicio y ponerte en forma, no puedes desaprovechar ninguna oportunidad. Empieza a moverte antes de entrar en tu puesto de trabajo. Lo tienes tan fácil como ir andando o en bicicleta a tu empresa. ¡Solo tienes que salir unos minutos antes!

También puedes aprovechar la hora de comer para salir a dar un paseo. Seguro que no tardas una hora en comer, ¿verdad? No desperdicies el rato que te sobra enganchado a tu teléfono móvil, y da una vuelta por los alrededores de tu empresa. ¡No hace falta hacer running para empezar a cuidarse!

Mientras trabajas

Sin dejar de trabajar, también puedes dedicar unos segundos a mover tu cuerpo. De esta manera, te sentirás mejor y evitarás dolores articulares.

Empieza por mover los músculos de los abdominales y los glúteos haciendo pequeñas contracciones. No necesitas ni moverte de tu asiento para hacer una serie de 10 repeticiones.

El cuello es otra de las zonas que más sufre durante la jornada laboral. Dedica unos segundos para inclinar la cabeza hasta tocar con la oreja en el hombro. Hazlo lentamente, y repite hacia el otro lado.

 ¿Y los brazos? Seguro que también se te resienten después de tantas horas en el ordenador, así que se merecen unos estiramientos. Sin moverte de la silla, pon la espalda bien recta y levántalos tan hacia arriba como puedas.

 ¿Quieres hacer más ejercicio? Sin levantarte, acércate al borde de la silla, apoya tus manos y sin moverte levanta tus glúteos. Intenta hacer 2 series de movimientos.

Un consejo final: levántate y mueve todo tu cuerpo. Incluso, si la disposición de la oficina te lo permite, puedes mover tu ordenador para seguir tecleando de pie.

Acompaña estos ejercicios con una dieta sana, y comprobarás como te sientes mejor.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *