¿Hambre o ansiedad de comer compulsivamente?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 0 basado en 0 valoraciones

Ansiedad de comer compulsivamente

Algunas personas, en su mayoría mujeres, sufren ansiedad por comer compulsivamente. ¿Pero es realmente hambre? El cuerpo nos manda una serie de señales para decirnos si necesitamos comer o beber, por ello debemos tomarnos el tiempo de interpretarlas para saber si realmente sufrimos ansiedad o no.Para distinguir la ansiedad debes tener en cuenta que comer compulsivamente tiene síntomas como:

  • Acabar de comer y aun así tener una necesidad irrefrenable por seguir.
  • En cualquier momento del día o la noche no puedes evitar ingerir dulces y grasas de manera efusiva.
  • Comer de manera apresurada y sin saber cuándo parar.

¿Por qué aparece la ansiedad por comer?

Existen varios factores que pueden producir trastornos alimenticios, como el estrés y la ansiedad. Nuestro cerebro ante estos factores segrega una hormona llamada cortisol y nuestro cuerpo percibe la necesidad de ingerir alimentos, fundamentalmente grasas y dulces, generando problemas de autoestima y sobrepeso.

Las personas que sufren ansiedad comen de manera compulsiva para intentar apaciguar sus emociones. Acto seguido les invade un sentimiento de vergüenza y culpabilidad generando todavía más ansiedad.

Estamos ante un círculo vicioso del que se puede salir, no es difícil, pero requiere un gran compromiso personal. Desde NorteHispana te queremos ayudar a superar la ansiedad por comer compulsivamente con algunos consejos.

Pasos para frenar la ansiedad de comer compulsivamente

Lo primero es identificar el problema que nos genera esta situación de estrés o ansiedad. Reconocer que tenemos un problema y querer buscar una solución es la base de la recuperación.

Desayunar fuerte

La falta de calcio, magnesio, vitaminas B y C producen la subida de los niveles de cortisol, lo que genera estrés. Un buen desayuno es fundamental para aportar a nuestro cuerpo los nutrientes necesarios.

Comer con tranquilidad

Es fundamental comer despacio y saboreando cada bocado. El cerebro recibirá la sensación de que se está saciando y comerás menos. Es muy importante beber un par de vasos de agua antes de la comida para maximizar esta sensación.

Evitar alimentos procesados, azúcares y cereales refinados

Los productos llenos de aditivos, presentes en los llamados “ultraprocesados”, nos producen una falsa sensación de placer. Debemos evitar consumir productos como: glutamato monosódico, productos refinados, jarabes de maíz de alta fructosa, entre otros. Comer más sano y natural reduce los niveles de ansiedad, además de ayudarte a conseguir un cuerpo más sano.

Realizar 5 comidas al día

Dejar de comer no es la solución, debemos adelantarnos a las ganas de comer realizando una comida cada tres horas aproximadamente, en cantidades reducidas, con un menú variado acompañado de abundante agua.

Si sigues estas recomendaciones conseguirás sentirte mejor. Si aún así sigues teniendo esta ansiedad por comer, quizás te encuentras en un estado más complejo, en este caso puede serte de gran ayuda consultar a un especialista que determine el tratamiento más adecuado a seguir. Desde NorteHispana te animamos a que mejores tu alimentación y hagas deporte. Cuida de ti y los tuyos, y disfruta en familia todos los placeres que nos da la vida.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 4 =