Incapacidad permanente: ¿total, absoluta o parcial?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 5 basado en 1 valoraciones

Grados de incapacidad permanente por accidente laboral

Los comercios son negocios que absorben una gran cantidad de trabajadores. ¿Eres uno de ellos? Si es así, te interesa conocer cuáles son los riesgos que corres atendiendo por ejemplo: en una tienda de ropa, en el despachando o en una pescadería. En este post vamos a explicarlos para tu prevención y, al mismo tiempo, te vamos a hablar sobre las consecuencias que podrías sufrir en caso de accidente, incluyendo la tan indeseable situación de incapacidad permanente, ya sea total, absoluta o parcial.

Los riesgos y accidentes del día a día en el trabajo

Las tareas en un comercio puede resultar aparentemente tranquilas, sin embargo, tu rutina diaria puede estar llena de riesgos y posibles accidentes en su desarrollo. Presta atención para que puedas prevenirlos y mejorar tu salud laboral:

Lesiones por levantamiento de carga

Si habitualmente levantas cajas cargadas de género, materia prima, herramientas u otros elementos, corres el riesgo de sufrir lesiones principalmente en la espalda como distensiones musculares y contracturas.

Lesiones por caídas

Los comercios pueden estar repletos de objetos que, en determinadas ocasiones, suponen un obstáculo, como en situaciones en las que hay cambios de mobiliario o de llegada de grandes pedidos. En estas circunstancias puedes tener más riesgo de tropezar, caerte y sufrir un esguince o una rotura de hueso, por ejemplo.

Cortes y amputaciones

Si trabajas en un comercio donde tienes que usar tijeras, cuters, cuchillos u otras herramientas cortantes de manera habitual, corres el riesgo de sufrir un corte o incluso la amputación de algún miembro, con mayor facilidad.

Intoxicaciones

En caso de trabajar manipulando sustancias tóxicas como pegamento, pintura o detergente estás expuesto ante posibles inhalaciones y contacto con la piel que pueden perjudicar seriamente tu salud.

Quemaduras

En cualquier recinto de trabajo existe el riesgo de incendio, que puede ser leve o perjudicar a todo el edificio. En consecuencia, siempre hay posibilidad de sufrir una quemadura por distintas causas: un cortocircuito, un descuido en una cocina o simplemente una colilla mal apagada.

Enfermedades de la vista

Si en tu comercio tienes que pasar muchas horas delante de pantallas corres el riesgo de sufrir enfermedades visuales o de empeorar tu visión. La miopía, el astigmatismo o la vista cansada son algunos problemas ligados al uso prolongado de pantallas.

Enfermedades mentales

Las personas que trabajan de cara al público pueden estar sometidas a mucha presión. La ansiedad y la depresión son enfermedades que podrías padecer si en tu día a día tienes que atender a un gran número de reclamaciones o resolver gran cantidad de incidencias en los clientes.

Tipos de incapacidad

Todos estos riesgos podrían llevarte a una situación de incapacidad. Es importante que tengas en cuenta las consecuencias que pueden llegar a desencadenarse. Existen diferentes grados de incapacidad por accidente laboral, te los describimos a continuación.

Incapacidad temporal

La incapacidad temporal es aquella que te impide trabajar temporalmente. Legalmente pueden reconocerte este tipo de incapacidad temporal, ya se trate de una enfermedad común, profesional o cualquier tipo de accidente, ya sea o no de trabajo. En estos casos, es muy beneficioso contar con un seguro de incapacidad temporal que te respalde económicamente hasta recuperarte, ya que la pensión pública siempre es menor que tu salario, un 75% de la base reguladora como máximo.

Incapacidad parcial

Este tipo de incapacidad te impide realizar las funciones de tu profesión habitual y además te supone un descenso del rendimiento normal para la misma a partir del 33%. La pensión de la Seguridad Social en este caso puede alcanzar un máximo del 75% de la base reguladora.

Incapacidad permanente

La incapacidad o invalidez permanente total es aquella que te impide trabajar de manera definitiva. Hay dos tipos según las tareas que te impida realizar:

Incapacidad Permanente Total

Cuando la incapacidad permanente se reconoce como total, significa que no puedes realizar ninguna tarea de las que requieren tu profesión habitual pero sí eres capaz de desarrollar otros trabajos. La pensión de invalidez es de entre el 55 y el 75% de la base reguladora.

Incapacidad Permanente Absoluta

Si te impide realizar cualquier profesión u oficio, entonces hablamos de una incapacidad permanente absoluta. Solo en este supuesto la pensión por incapacidad permanente absoluta que te aporta la Seguridad Social alcanza el 100% de la base reguladora.

Gran invalidez

La gran invalidez es un caso muy especial. El trabajador no solo no podrá ejercer jamás ningún tipo de profesión, sino que además precisa ayuda de otra persona para desarrollar tareas básicas de su vida como desplazarse, comer o asearse. La pensión pública en este caso es superior al 100% de la base reguladora, ya que se tiene en cuenta la remuneración que necesita la persona que atiende al afectado.

Conclusiones

Trabajar en un comercio tiene riesgos que todo empleado debería conocer para prevenirlos. En caso de sufrir uno de estos accidentes o enfermedades laborales, la situación puede acabar en una invalidez permanente o temporal a la que corresponde un tipo de pensión pública que no suele ser suficiente en la mayoría de las ocasiones por lo que contar con un seguro que te respalde económicamente es fundamental.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − tres =