Lo que necesitas saber sobre seguridad en la puerta principal de tu casa

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 0 basado en 0 valoraciones

Mejora la seguridad de tu puerta y reduce el riesgo de robo

 

La puerta principal de tu casa suele ser el punto más frágil y vulnerable frente a los robos. Al ser una de las piezas clave para mantener tu hogar y familia a salvo de robos y asaltos, su diseño y seguridad deben ser los adecuados. A continuación te listamos algunos consejos y desmentimos algunas falsas creencias sobre la seguridad de la puerta principal de tu hogar:

  • No te equivoques al escoger el número de cerrojos: es más importante la calidad de éste que no la cantidad. Lo que realmente importa es el número de cierres independientes que tiene la puerta, ya que para cada uno de ellos, el atracador debe atacarlos por separado, duplicando así el tiempo de intrusión.
  • No generalices en materia de puertas acorazadas: no todas son seguras. Para clasificarse como puerta acorazada segura, ésta requiere su correspondiente certificado de ensayo UNE 1627:2011 divido en tres grados: 3 (mínimo), 4 (aceptable), 5 (alta resistencia).
  • No infravalores la instalación de la puerta principal: la instalación en sí forma una parte íntegra de la puerta, es fundamental en su protección y acredita mayor seguridad.
  • Ten en cuenta el peso de la puerta: condiciona el tipo de instalación del acceso principal. Para menos de 120kg cualquier opción es válida; la obra de altanería tradicional se recomienda para pesos superiores y si se sobrepasan los 200 kg es imprescindible la soldadura.
  • Pero no confundas peso con resistencia: instalar una puerta pesada en tu vivienda actual es una mala elección. Las puertas que pesan más generan más roturas en las paredes, y su resistencia frente a un asalto es igual con pesos inferiores. Así que cuanto más ligera mejor.
  • No existe relación entre la cantidad de bisagras y la resistencia de la puerta: lo ideal es un equilibrio entre el número y tamaño de la bisagra y el peso de la puerta.
  • Las cerraduras electrónicas: El bombillo electrónico es muy útil si se cubre la zona de posible taladro y extracción con un escudo protector. De lo contrario, la puerta se puede abrir en 1-2 minutos. En cambio, la cerradura mecánica, testada en todos los laboratorios, es más difícil de sabotear.

Acompaña la seguridad de tu puerta principal de otras medidas de precaución para evitar robos y garantizar la seguridad de tu casa y de tu familia. Y no olvides que para asegurar tus bienes, los seguros de hogar de NorteHispana Seguros están diseñados para hacer de tu hogar un entorno seguro y agradable.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce − uno =