Muévete en bicicleta por la ciudad de forma segura

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 5 basado en 1 valoraciones

La bicicleta está sujeta a las mismas normas de seguridad vial que otros vehículos

Circular en bicicleta por las calles de la ciudad es divertido, ecológico y económico. No es de extrañar que cada vez más ciclistas hagan uso del carril bici; pero precisamente por ello cobra mayor importancia saber cómo circular en bicicleta por la ciudad de forma segura. No olvidemos que las bicicletas están obligadas a convivir con peatones y otros medios de transporte.

La primera regla de oro que todo ciclista debe tener en cuenta es que, entre todos los dispositivos motorizados circulando por la carretera, él es el más débil y vulnerable.  Por tanto, un deber básico para el ciclista es ser previsible y prudente: señalar cualquier giro o movimiento mucho antes de realizarlo y de forma exagerada para que se entienda por todos los circulantes presentes en la calzada. También es fundamental mantenerse firme y seguir una línea recta, evitando todo tipo de zigzag.

Las mismas normas que otros vehículos

Por lo general las normas que rigen la circulación de los vehículos motorizados también se aplican a las bicicletas: señales de circulación, circulación obligatoria por la derecha, adelantamiento por la izquierda… No obstante, el ciclista debe tener en cuenta dos principios más para asegurar su seguridad vial:

  • Mantener una distancia considerable de los autobuses, camiones y otros vehículos de gran volumen, evitando los acercamientos sus puntos muertos: su lado derecho y su parte trasera.
  • Guardar los metros suficientes con la hilera de coches aparcados: la imprevisible apertura de una puerta puede provocar accidentes.

Ten en cuenta que los reglamentos urbanos de muchas ciudades exigen también que, para circular en bicicleta necesitamos, llevar siempre casco, ropa reflectante y luces y un timbre en la bicicleta. Estos accesorios nos ayudarán a ser vistos, a prevenir peligros y reducir el golpe de un posible impacto.

Circulando por la acera

Para evitar posibles atascos y problemas de circulación, muchas veces los ciclistas circulan por la acera. En este caso, deben tener en cuenta que los viandantes de a pie son más débiles y poseen prioridad ante ellos. Para evitar cualquier enfrentamiento, el ciclista debe desmontarse de la bicicleta y andar junto a ella.

La bicicleta en invierno

En invierno, el ciclista, debido a la velocidad a la que pedalea,  está expuesto más expuesto al frío que los peatones al frío, además de tener que enfrentarse a aceras y carreteras heladas, lluvia o nieve. Para no tener que renunciar a usar la bicicleta hasta que llegue la primavera, te recomendamos abrigarte con ropa caliente, impermeable, y reflectante, además de hacer uso de unos buenos guantes y una bufanda o un pasamontañas que protejan las manos y la cabeza.

Y no olvides, para una circulación más segura en caso de que el suelo este resbaladizo por hielo, lluvia o nieve, que el tiempo de frenado aumenta y debes reducir la velocidad y aumentar la distancia de seguridad, al igual que cuando circulas en coche.

 

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 + 9 =