O bon, el Halloween japonés que se celebra en verano

festival obon japon

O bon es una de las fiestas típicas de Japón más importante. Se celebra a mediados de agosto y se podría equiparar en España al Día de los Muertos, salvando las diferencias, porque el Obon es un acontecimiento que abarca varios días repletos de color, reuniones familiares y rituales.

El budismo antiguo en los orígenes del O-bon

Los orígenes del Festival de o-bon se remontan al budismo indio más antiguo. De hecho, el término O bon se traduce del sánscrito como “colgando boca abajo” haciendo referencia al mito de un discípulo de Buda que veía a su difunta madre colgando boca abajo en el infierno.

Se cree que los espíritus de los antepasados vuelven durante los días del Obon a sus casas para reencontrarse con su familia y, por ello en Japón se producen movimientos en masa de personas que vuelven a sus hogares para pasar tiempo con los suyos.

La danza Obon y otros rituales de espíritus nipones

festival obon japon

El Obon es un festival en Japón lleno de rituales, pero los más famosos son la danza Obon o baile Bon Odori y la ceremonia de los faroles flotantes, denominada Toro Nagashi.

Durante el baile Bon Odori, los japoneses danzan alrededor de una torre al ritmo de unos tambores japoneses conocidos como Taiko. Los sitios abiertos y la noche son ideales para la celebración de este ritual, que tiene como objetivo dar la bienvenida a los espíritus. Por ello, la música debe ser alegre y las personas que bailan deben estar de buen humor para recibir a los ancestros de manera adecuada.

Del mismo modo, las almas de nuestros antepasados también se merecen una despedida apropiada y por ello se celebra la Toro Nagashi el penúltimo o el último día del O-bon. La ceremonia consiste en dejar farolillos de papel con una vela encendida flotando en los ríos. En el farolillo se dejan mensajes y se reza por las víctimas de todas las guerras, pidiendo por la paz en el mundo.

Sin embargo, este ritual está cayendo en desuso por el peligro de contaminación de los mares. A pesar de ello, aún se celebra en algunas zonas acordando que se recojan los farolillos antes de que salgan al mar.

Lo que sí es seguro es que durante el O-bon, los japoneses decoran sus casas para la ocasión y cocinan platos tradicionales. Una costumbre arraigada en ofrecer a los espíritus ricos manjares delante del butsudan o altar budista.

Además, suelen colocarse arreglos florales y chochin (farolillos de papel, hechos con una estructura de fuelle) durante los eventos de Toro Nagashi, ceremonia tradicional japonesa en las que los asistentes ponen estas lamparitas de papel en el río rememorando los fallecidos debido a la bomba atómica que fue lanzada en la ciudad en Agosto de 1945.

Sin duda es una tradición con una base histórica muy importante y sobre la que podemos aprender cómo otras culturas hacen frente a eventos que marcaron su pasado. Si te interesan temas como este, puedes suscribirte a nuestro boletín para seguir leyendo interesantes artículos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *