¿Para qué sirve un seguro de vida?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 0 basado en 0 valoraciones

que es y para que sirve un seguro de vida

Tanto si queremos contratar una hipoteca como si buscamos proteger a nuestros seres queridos en caso de imprevisto, un seguro de vida es una herramienta tan habitual como valiosa. Sin embargo, gran parte de la población todavía no tiene claro qué coberturas ofrece exactamente este tipo de pólizas.

A menudo se confunde el seguro de vida con otros productos, por lo que conocer las diferencias entre ellos es importante para saber qué seguro nos conviene más. Para ayudarte a comprenderlo, en este artículo te explicamos en qué consiste un seguro de vida y qué situaciones cubre.

¿En qué consiste un seguro de vida?, ¿para qué sirve un seguro de vida?

En términos legales, un seguro de vida puede definirse como un contrato mediante el cual una compañía aseguradora se compromete a indemnizar al asegurado y a sus beneficiarios si sucede alguna de las situaciones que figuran recogidas en la póliza. Para comprenderlo mejor, podemos definirlo como un instrumento de protección para obtener apoyo económico frente a sucesos como el fallecimiento o la invalidez permanente.

El hecho de que el seguro de vida cubra el fallecimiento hace que con frecuencia se confunda con el seguro de decesos, Aunque los dos cubren el mismo suceso, el seguro de decesos se encarga de abonar directamente a la funeraria los gastos relacionados con el fallecimiento y el entierro, mientras que el seguro de vida permite que los familiares reciban una indemnización económica. Así, da la posibilidad de cancelar una deuda hipotecaria o cualquier otro préstamo o asegurar los estudios de los hijos.

Sin embargo, el seguro de vida también ofrece coberturas distintas al fallecimiento, como la hospitalización o la invalidez permanente. Eso lo empareja con el seguro de accidentes, aunque no son iguales: como su nombre indica, este último sólo cubre los anteriores supuestos en caso de accidente, y suele ofrecer menos indemnización en caso de fallecimiento.

¿Qué cubre?

Aunque ya hemos avanzado parte de las coberturas del seguro de vida, vale la pena detenernos a analizarlas con más detalle. En general, la cobertura de un seguro de vida incluye:

  • Capital en caso de fallecimiento: cuando el asegurado fallece, sus beneficiarios reciben el pago de una suma correspondiente a la cuota que se haya pagado. Ello les permite mantener la estabilidad económica y hacer frente a los problemas económicos que puedan surgir tras la pérdida de su ser querido.
  • Prestación por invalidez permanente: en caso de obtener un diagnóstico de invalidez absoluta y permanente, el seguro se encarga del pago de prestaciones o del capital que se haya asegurado mediante la póliza del seguro de vida.
  • Capital en caso de muerte o invalidez por accidente: Esta garantía complementaria permite recibir una suma adicional a las prestaciones anteriores si el fallecimiento o la invalidez se deben a un accidente.
  • Subsidio por hospitalización: Muchos seguros de vida también ofrecen una garantía complementaria por la cual el asegurado recibe un subsidio cada día si ha sido ingresado en un hospital.

¿Qué pasa si dejo de pagar un seguro de vida?

Aunque contratar un seguro de vida tiene indudables ventajas para garantizar el bienestar económico del asegurado y de su familia, también implica una serie de obligaciones. La obligación más importante de un seguro de vida es pagar la prima del seguro, al contratar la póliza y cada vez que la renueve.

Pero ¿qué pasa si dejo de pagar un seguro de vida? En ese caso, la compañía aseguradora puede ampararse en la Ley del Contrato de Seguro y decidir extinguir el contrato, con lo que el asegurado se quedaría sin protección económica en caso de accidente, fallecimiento o invalidez permanente.

Por suerte, el asegurado puede reactivar la póliza pagando lo que debe, siempre y cuando la compañía no haya cancelado todavía el seguro de vida. El seguro estará activo de nuevo veinticuatro horas después de realizar el pago. Además, en caso de dificultades económicas siempre existe la opción de hablar con la aseguradora y modificar la cobertura para que la prima sea menor; siempre es más recomendable que enfrentarse a una demanda por impago o quedar desprotegido ante imprevistos.

Una garantía de futuro

Aunque solemos pensar en el seguro de vida como algo que podemos postergar hasta una edad más avanzada, lo cierto es que el futuro es imposible de predecir. Ante la posibilidad de sufrir un accidente o el fallecimiento de un ser querido, siempre es conveniente contar con protección económica para hacer frente a las dificultades que puedan surgir en el futuro.

Por ello, el seguro de vida supone una herramienta imprescindible para garantizar el futuro de nuestros familiares y mejorar su calidad de vida. Además, podemos disfrutar de su protección desde el momento en que lo contratamos: las garantías complementarias de seguros de vida como el de NorteHispana ofrecen cobertura en caso de hospitalización, y permiten un pago flexible y adaptado a nuestras circunstancias económicas.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *