7 consejos para cuidar las plantas de jardín exterior en invierno

plantas de jardín exterior en invierno

Se acerca el invierno y las plantas, especialmente las de exterior, siguen pidiendo cuidados. El aspecto de nuestro jardín en invierno cambia, pero aun así podemos conservar la belleza propia de la estación y prepararlo para la primavera siguiente. A continuación, te contamos 7 consejos esenciales para cuidar tus plantas de jardín exterior en inverno.

Cómo cuidar un jardín en casa de octubre a febrero

1. Época para sembrar

El periodo otoñal es el óptimo para cultivar diferentes flores. Al empezar a cultivarlas en otoño, culminan su crecimiento en primavera.

2. Cubre las plantas más vulnerables

Cuando llegue el frío más crudo, es necesario cubrir con una tela, lona o plástico las plantas más delicadas o frágiles de tu jardín exterior, para evitar que con las bajas temperaturas se hielen.

3. Regar menos las plantas

Las plantas entran en una especie de letargo en invierno por lo que necesitan menos cantidad de agua y abono, lo que supone un ahorro en el consumo del agua. Riégalas con menos frecuencia y reserva el abono para la llegada del buen tiempo.

4. Momentos cálidos para regar

Es importante elegir los momentos más cálidos del día para regar e intentar no mojar la planta, así se previene la generación de escarcha y hielo, que puede resultar perjudicial para tus plantas.

5. Más agua en otoño para los árboles

Si tienes árboles, es mejor regarlos de manera generosa en otoño (aunque menos que en primavera y verano) para que conserven la humedad durante el invierno y no necesiten tanta cantidad de agua cuando vengan las heladas.

6. Cuidados especiales para el césped

El frío y el viento suelen ser grandes enemigos del césped, haciendo que tenga un aspecto triste y apagado. ¿Cómo cuidar un jardín en casa conservando un buen aspecto del césped? El truco es no cortarlo en exceso, aunque estemos tentados por los colores que adquiere. Si lo mantienes unos centímetros por encima del suelo, servirá como protección para las raíces.

7. Uso de un invernadero

Hay plantas y flores que, inevitablemente, requieren mantenimiento en un invernadero para conservarse en buen estado. Si tienes espacio suficiente, ésta será una opción obligada para las plantas y flores más delicadas de tu jardín exterior.

Plantas para jardín exterior resistentes al frío

Si quieres que tu jardín continúe teniendo vida en invierno, te recomendamos incluir algunas plantas para jardín exterior resistentes al frío. Por ejemplo, el acebo, que se mantiene en perfecto estado a bajas temperaturas y a la sombra. Se trata de la típica planta de hojas verdes con extremos puntiagudos y bolas rojas que vemos con tanta frecuencia en Navidad.

Otra opción es el jazmín, una de las plantas más usadas en jardines de exterior. Sus flores blancas resultan muy decorativas y su dulce aroma puede envolver la entrada de tu casa, incluso en invierno. En cambio, si lo que buscas es un árbol fuerte que soporte bien las heladas, puedes plantar un sauce blanco o sauce plateado que puede llegar a soportar temperaturas de hasta -20ºC.

Aunque optes por plantas resistentes al frío y al agua, puedes aportarles un extra de protección en invierno cubriéndolas con tela térmica, también llamada manta caliente. Este material no es una manta en sí, si no que se trata de un textil hecho de fibras de polipropileno y es especialmente útil para proteger flores o árboles frutales, entre otros. También se acostumbra a utilizar en la agricultura, para proteger los cultivos.

Protege tu jardín de los imprevistos del invierno

Además de las bajas temperaturas, heladas o escarchas, uno de los peligros de las plantas de exterior son los charcos. La acumulación de agua puede perjudicar o ahogar a nuestras plantas o cultivos. Por eso, hay que saber cómo actuar en caso de que nuestro terreno tienda a encharcarse o enfangarse. Una buena alternativa es realizar algunos orificios a lo largo de la zona para ayudar a la ventilación de las raíces. También puedes optar por instalar o realizar tú mismo un sistema de drenaje. Haciendo una serie de zanjas lineales que partan de las zonas inundables, podrás dirigir el líquido hacia otras en que no se generen estas acumulaciones.

Por otra parte, además de cuidar tus plantas, debes tener en cuenta que puede haber recipientes poco dados a temperaturas extremas y que pueden desgastarse, agrietarse, romperse o perder su color. Es el caso de algunas macetas o jarrones de cerámica o vidrio. Para proteger estos recipientes y evitar su deterioro, puedes optar por envolverlos en diversos materiales como cartón ondulado o film plástico, de esta forma estarás generando un aislante térmico y protegiendo los materiales más delicados.

¿Quieres más consejos sobre decoración y hogar? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más consejos como este.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *