Accidentes en la cocina: cuáles son los más habituales y cómo prevenirlos

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 5 basado en 3 valoraciones

os accidentes en la cocina más frecuentes y cómo prevenirlos

La cocina es una de las estancias del hogar donde tenemos más posibilidades de sufrir un siniestro. El agua, el fuego, el gas y los utensilios de cocina, favorecen que podamos tener algún percance mientras cocinamos. ¿Sabrías cómo gestionar un siniestro en el hogar? Es importante que aprendamos a prevenir accidentes en la cocina. En este post vamos a hablar de los más frecuentes y cómo puedes evitarlos.

Accidentes en la cocina: ¿Cuáles son los más comunes?

Conocer los riesgos en el hogar es fundamental para que estés alerta la próxima vez que te encuentres en una situación similar. Si conoces los accidentes en la cocina más habituales, puedes prevenirlos con más facilidad. ¡Presta mucha atención!

El agua que no busca sus corrientes

El agua es un elemento que está muy presente en la cocina. Los daños ocasionados por el agua procedente de la cocina, pueden tener diferentes focos:

  • Utilizamos el agua para preparar platos deliciosos, para fregar los cacharros, encimeras, el suelo y los azulejos. No es extraño que tanta actividad termine alguna vez en un derramamiento por un recipiente que se cae o en una inundación accidental por el olvido de un grifo abierto.
  • Además, el agua circula por multitud de circuitos de los diversos electrodomésticos que hay en la cocina: el lavavajillas, la lavadora y el frigorífico pueden ser los responsables de grandes vertidos de agua si se estropean o no se utilizan de la manera correcta.
  • Y, naturalmente, para distribuir tal cantidad de agua, hacen falta tuberías. Estas discurren por varios puntos de la cocina y también corren el riesgo de romperse, provocando el indeseable accidente.

Lo peor del agua es que puede provocarnos daños en el hogar y además a los vecinos. Si, por ejemplo, vives en un bloque de pisos y tienes un vecino en la planta inferior, hay riesgo de que le mojes el techo por cualquiera de los motivos que acabamos de mencionar.

Al rojo vivo

El incendio es otro riesgo vinculado a la cocina en nuestra casa. Los fogones, ya sean de gas o de vitrocerámica son una fuente de calor que se enciende cada día en la gran mayoría de los hogares. Si tenemos un descuido y dejamos la sartén con aceite al fuego demasiado tiempo, corremos el riesgo de que se prenda, provocando una llama que puede tener consecuencias muy desagradables.

El riesgo de quemaduras mientras preparas la comida

Sin llegar a producirse un incendio, existen otros accidentes en la cocina relacionados con quemaduras que podemos sufrir y que son aún más frecuentes:

  • Cabe la posibilidad de que alguien se queme al poner la mano en lugares incandescentes como la placa vitrocerámica encendida o una cafetera.
  • Es importante tener en cuenta que el vapor que sale de ollas en funcionamiento puede causar quemaduras en la piel bastante serias, especialmente si se trata de una olla a presión.
  • El aceite hirviendo es otro agente que nos puede causar lesiones en la piel por quemaduras. Nos puede saltar mientras estamos cocinando o derramarse sobre nuestro cuerpo al verterlo de un recipiente a otro.

Los golpes que da la cocina

Los pequeños golpes que nos podamos dar contra encimeras y otros muebles de la cocina son otro de los pequeños incidentes que podemos tener. Hay que prestar especial atención a los resbalones que podamos sufrir si el suelo está mojado por cualquier salpicadura de agua o aceite, ya que las caídas pueden llegar a tener consecuencias más graves.

¡Ojo con el gas!

¿Tu cocina funciona con gas natural? ¿Tienes gas butano? En cualquier caso, si utilizas cualquiera de estos dos combustibles para cocinar o para calentar el agua, corres el riesgo de tener una fuga de gas.

Afortunadamente, no es uno de los accidentes más comunes en el hogar pero sí de los más peligrosos. Un problema con el gas puede aumentar a su vez el riesgo de sufrir una explosión, o incluso un incendio de diversas características. También podemos acabar intoxicados si estamos cocinando y no nos damos cuenta de que hay una fuga.

Objetos a los que prestar especial atención

En la cocina hay numerosos objetos que merecen un cuidado especial cuando los utilices, ya que pueden suponer riesgo de accidente:

Tijeras cuchillos y otros utensilios afilados

Tijeras, cuchillos, peladores, rayadores y otros utensilios afilados de cocina son que son causa habitual de heridas y cortes. De hecho, los cuchillos que no están bien afilados resultan aún más peligrosos que aquellos que sí lo están, ya que es fácil que al intentar cortar, se nos resbalen y acaben provocándonos algún corte.

Sartenes, ollas, cafeteras y otros cacharros en contacto con el calor

Tal como adelantábamos, las sartenes, las ollas, las cafeteras y otros cacharros puestos al fuego son un peligro por su alto riesgo de quemaduras. Lo mismo ocurre con las bandejas que hemos metido al horno o los platos recién sacados del microondas.

Consejos de prevención de los riesgos en el hogar

La mejor forma de prevención de accidentes domésticos en la cocina es conocer las medias específicas y aplicarlas. A continuación te detallamos algunos consejos útiles:

Vigila tu instalación de gas

Es importante que los profesionales competentes realicen las revisiones correspondientes en tu instalación de gas. Además, debes tener en cuenta que tu cocina debe tener las salidas de ventilación que marca la ley.

Guarda los productos tóxicos en un lugar seguro

Los productos de limpieza deben situarse en un lugar separado para prevenir posibles equivocaciones. Estos productos tienen un alto grado de toxicidad, en ningún caso debemos dejarlos cerca de los alimentos o alcance de los niños. Una opción es situarlos en lugares altos o que cuenten con seguridad.

Mantén en orden los cubiertos

Es importante mantener ordenados todos los utensilios y productos que utilizamos habitualmente como cuchillos, tenedores, tijeras…etc.

Usa los fogones interiores y protección para evitar quemaduras

A la hora de cocinar, es recomendable utilizar los fogones situados en
el interior siempre que estén disponibles. Además, si mantenemos los mangos de las sartenes o las ollas dentro de nuestra vitrocerámica o cocina de gas evitaremos problemas con el aceite mientras cocinamos.

Para prevenir cualquier tipo de quemadura, debemos usar guantes específicos o trapos, si vamos a manipular cualquier objeto caliente.

Cuenta con un buen seguro de hogar

Como toda precaución es poca, si queremos estar protegidos en todo momento, es imprescindible que dispongas de un buen seguro de hogar que se haga cargo de los daños que puedas producir al vecino del piso inferior en caso de que tengas una fuga en la cocina o que te cubra los gastos de la extinción de un incendio, entre otros.

Conclusiones

La cocina es uno de los lugares de la casa que más riesgo de accidente puede suponer debido a las características de las tareas que se realizan y a todos los elementos que son necesarios. Sin embargo, podemos reducir la posibilidad de sufrir un accidente en la cocina o bien reducir el alcance de sus daños, tomando las medidas adecuadas.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 + 20 =