Prevención de accidentes: ¿cuáles son los factores de riesgo en el sector hospitalario?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 5 basado en 1 valoraciones

Medidas de prevención de riesgos laborales en hospitales

¿Trabajas en un hospital? Es elogiable tu vocación de servicio a los demás. Y, precisamente los trabajadores que más se entregan, son los que más tienden a ignorar los peligros a los que se exponen durante sus tareas. A ti, profesional que desarrolla una labor tan importante en hospitales, dedicamos estas líneas, recordando que la prevención de accidentes es crucial para tu salud. Sigue leyendo y ¡empieza a cuidarte!

Accidentes laborales en el sector hospitalario

Existen numerosos riesgos físicos laborales para el personal de un hospital. ¿Los conoces? En esta ocasión, te traemos algunos de los accidentes más vinculados con el sector hospitalario. Pero, si a pesar de estar advertido, sufrieras alguno de ellos, siempre puedes contar con el apoyo económico de tu seguro de accidentes para que tu recuperación sea mucho más llevadera. En cualquier caso, ¡vamos a ver cuáles son los riesgos a los que puedes enfrentarte cada día en el hospital!

Contagios por contacto con contaminantes biológicos

Si trabajas en un hospital corres el riesgo de entrar en contacto con agentes biológicos perjudiciales. La manipulación de pacientes y la cercanía con sangre y todo tipo de excreciones podrían provocarte afecciones cutáneas, infecciones oculares u hospitalarias de naturaleza vírica o bacteriana. La gastroenteritis, la hepatitis, el VIH, o la tuberculosis son solo algunos ejemplos.

Lesiones por sustancias tóxicas, nocivas, partículas o líquidos

Especialmente si trabajas en quirófano estás expuesto a salpicaduras o inhalaciones que pueden tener como origen diferentes elementos: desinfectantes, antibióticos, fragmentos de hueso, fluidos o vidrios por rotura de material, entre otros. Las lesiones que provocadas pueden ir desde una dermatitis en la piel o llegar a ser tan graves como una irritación de las vías respiratorias que te dificulte seriamente la respiración.

Agotamiento físico y mental

La gran carga de trabajo que supone trabajar en un hospital, los turnos que parecen eternos y las horas nocturnas son algunos de los factores que pueden desembocar en riesgos físicos en el trabajo: lumbalgias, síndrome del codo de tenis, síndrome del túnel carpiano o tendinitis, entre otros. Por otra parte el enfrentarse con la muerte, prestar apoyo emocional o informar a familiares de enfermedades graves puede provocarte una fatiga mental que te impida mantener un buen estado de ánimo en el trabajo o incluso desembocar en diferentes problemas de salud como ansiedad o depresión.

Prevención de riesgos laborales en hospitales

Afortunadamente, existen medidas de prevención de riesgos laborales en hospitales que puedes seguir para evitar estos accidentes.

Medidas para prevenir accidentes de tipo contagioso

Es importante que vigiles si tu hospital dispone de los recursos necesarios y cuenta con los protocolos para prevenir el contacto con agentes biológicos, por ejemplo, mantener alejados a grupos de riesgo como embarazadas. Entre las medidas que suelen tomarse, podemos destacar dos fundamentales que deberías seguir siempre:
Uso de gafas de seguridad, mascarilla o pantalla facial.
Lavarte manos y antebrazos antes y después de atender a cada paciente, así como antes de las comidas.

Medidas para prevenir lesiones por sustancias

Los hospitales deben seguir unas medidas rigurosas para evitar intoxicaciones, como etiquetar los frascos correctamente. En este caso, también es vital que sigas las instrucciones del hospital, entre las que hay algunas destacables:

  1. Utiliza las vitrinas o cabinas dotadas de sistemas de extracción para manipular reactivos y disolventes.
  2. No introduzcas espátulas ni otros objetos similares para sacar reactivos sólidos.
  3. Utiliza embudos para verter disolventes o reactivos en aberturas pequeñas.
  4. Asegúrate de que el grifo de las buretas esté bien cerrado antes de verter el líquido y coloca un recipiente debajo para evitar derrames.
  5. No cambies los productos de su envase original y etiqueta siempre los recipientes nuevos.
  6. No comas, fumes ni bebas, ya que los vapores tóxicos podrían mezclarse con lo que ingieres o inhalas.
  7. La higiene de manos y antebrazos después de cada exposición es fundamental para evitar este tipo de daños.

Medidas preventivas de salud física y mental

El agotamiento físico y mental puede prevenirse tomando medidas protectoras para tu salud:

  1. Evita posturas forzadas haciendo un uso correcto de los equipos y el material de trabajo.
  2. Utiliza ropa holgada y un calzado cómodo y antideslizante que lleve un tacón grueso de unos 5 cm.
  3. Haz pausas largas de 15-20 min cada dos horas aproximadamente si tu tarea requiere atención y concentración mental. Si tu labor es manual o repetitivo es mejor que las pausas sean cortas pero frecuentes.
  4. Establece prioridades a la hora de planificar tus tareas según su grado de urgencia e importancia para gestionar tu tiempo con mayor eficacia.
  5. Controla tus emociones en la medida de lo posible. Adoptar una actitud no conflictiva te ayudará a ser más feliz en tu trabajo del día a día en el hospital.
  6. Procura realizar turnos que respeten al máximo el ciclo de vigilia. Además, es aconsejable que no trabajes en turno de noche más de dos semanas seguidas.

Conclusiones

Los profesionales sanitarios que trabajan en hospitales corren un riesgo especial de sufrir determinados accidentes evitables si se toman las medidas adecuadas. En este post hemos destacado el riesgo de contagios, de intoxicaciones y de agotamiento junto a las precauciones asociadas a cada uno de ellos y que deberías tomar para trabajar de forma más segura. Resumiendo, es fundamental que en el hospital se sigan los protocolos oportunos y que todo el personal los conozca y los aplique.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − diez =