¿Picores después de la ducha? Descubre cómo sobrevivir al prurito acuagénico

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 4.4 basado en 95 valoraciones

prurito acuagénico

  • ¿Picores en la piel después de la ducha? Es probable que sufras un prurito acuagénico
  • El prurito acuagénico es una enfermedad que causa picores intensos, sin que se observen rojeces en la piel, tras el contacto con el agua
  • Los picores pueden durar unos 15 minutos o extenderse durante horas

El prurito acuagénico no es una enfermedad común y, en muchas ocasiones, las personas afectadas no son conscientes de que la padecen ya que es habitual achacar los picores al cloro del agua, a los parabenos de los geles de ducha o a una piel extremadamente sensible.

Aunque es una afección no grave, los intensos picores que causa pueden ser verdaderamente incómodos y, en función de su duración, influir bastante en el estado de ánimo de quién los padece.

Síntomas del prurito acuagénico

Los síntomas del prurito acuagénico no son visibles. Más allá de un picor intenso que aparece cuando salimos de la ducha – es muy raro que se produzca mientras estamos debajo del agua – no aparecen rojeces o irritaciones en la piel.

Se han registrado casos en los que los picores se alargan hasta las dos horas pero lo normal es que duren unos 15 o 20 minutos.

Por normal general, las molestias aparecerán en piernas, brazos y torso. Zonas en las que el contacto con el agua es mayor.

Causas del prurito acuagénico

El hecho de que el prurito acuagénico sea una de las llamadas enfermedades raras ha traído consigo que no haya mucha información al respecto y no se haya investigado en profundidad. Es por este motivo por el que a día de hoy no se ha conseguido establecer una causa clara de esta patología.

Algunos estudios hablan de una alergia al agua mientras que otros, lo más respaldados, apuntan a una reacción ante el cambio de temperatura en la piel. De ahí que, por ejemplo, los síntomas se den en la primera ducha del día, generalmente por la mañana, cuando nos levantamos de la cama con una temperatura que el agua hace que varíe, y no si la ducha se realiza por la noche.

picores después de la leche

De hecho, en pacientes con síntomas muy pronunciados, cuyos picores se alargaban hasta las dos horas, es frecuente que aparezcan signos de depresión que no remiten hasta que se realiza un correcto diagnóstico. Es con él cuando pueden por fin poner nombre a lo que les pasa y dar con una solución.

Tratamiento del prurito acuagénico

Conviene que antes de probar remedios por tu cuenta – cremas hidratantes, geles de farmacia, etc. – acudas a tu dermatólogo en cuanto notes que los picores tras la ducha son frecuentes.

Lo más probable es que te receten un antihistamínico adecuado a tu patología tras haber descartado otras enfermedades. Y es que, en ocasiones, el prurito acuagénico puede ser un síntoma de policitemia vera en vez de una enfermedad en sí.

Remedios para el prurito acuagénico

El hecho de que, como hemos comentado anteriormente, no exista mucha información sobre esta enfermedad y que los picores que sufren los pacientes pueden llegar a ser realmente molestos, ha ocasionado que internet esté llena de foros en los que los usuarios intercambian consejos para hacer más llevaderos los picores después de la ducha.

  • Entre todos ellos destacan dos. El primero consiste en, una vez terminada la ducha, secarse bien y rápidamente vestirse a ser posible con ropa de calle. Por normal general la ropa de casa es más holgada y lo que queremos aquí es que las prendas estén en contacto con la piel para que esta pueda volver a su temperatura normal. Recordemos que una de las posibles causas del prurito acuagénico es el cambio de temperatura.
  • Incidiendo en la misma línea, algunos usuarios hablan de usar toallas calientes para secarse. Puedes dejar la toalla en el radiador encendido mientras te duchas o cambiarlo por un radiador-toallero.

Aun así, a pesar de que estos remedios funcionen, recuerda que siempre debes consultar con tu médico para descartar otro tipo de problemas y para que pruebes con un antihistamínico.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres + 19 =