¿Qué es un fumador pasivo? Riesgos y consecuencias

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 5 basado en 1 valoraciones

qué es un fumador pasivo

El fumador pasivo es aquel que, a pesar de no fumar, se expone con frecuencia al aire contaminado por el humo del tabaco. Al estar en contacto con fumadores, no solo respira el humo del cigarrillo, sino también el que expulsa el fumador. Es más, de acuerdo con la Asociación Española Contra el Cáncer, el aire generado resulta incluso más dañino que el que inhala la persona que fuma, puesto que éste contiene una elevada concentración de sustancias tóxicas y cancerígenas, altamente perjudiciales para la salud.

Consecuencias del tabaquismo pasivo

El tabaquismo pasivo te puede provocar mucho más que irritación en los ojos. De hecho, las consecuencias de que seas fumador pasivo son tan perjudiciales, o incluso más, que si eres fumador activo. Seas tanto uno como el otro, puedes padecer alteraciones respiratorias, cardíacas, otorrinolaringológicas o incluso cáncer de pulmón.

Uno de los grupos más afectados por el tabaquismo pasivo es el de las mujeres embarazadas. Ahora bien, el tabaco no solo resulta dañino para la madre, sino que las peores consecuencias son para el propio feto. De acuerdo con la AECC, el humo del tabaco influye negativamente en su desarrollo, pudiendo causar un parto prematuro, un aborto espontáneo o la muerte súbita del lactante. Asimismo, ser fumadora pasiva durante el embarazo puede llegar a generar serios problemas respiratorios en el bebé, tanto en sus primeros días como a lo largo de su vida, entre otras consecuencias.

De este modo, es evidente que los niños representan el grupo más vulnerables ante los efectos del tabaco. Es más, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), alrededor de 250 millones de niños de todo el mundo morirán a causa del tabaco.

Finalmente, las personas asmáticas, aquellas que sufren EPOC o las personas mayores, también son grupos a los que el humo del tabaco puede acarrearles graves problemas.

De todos modos, se pertenezca a un colectivo vulnerable o se esté perfectamente sano, aquellos que deben tener más cuidado son las personas que conviven con fumadores, puesto que la exposición al humo será mayor.

Cómo evitar ser fumador pasivo

Para evitar ser fumador pasivo debes tener presente que no hay razón alguna por la que debas exponerte al humo del tabaco. Por ejemplo, si alguien fuma en tu propia casa, procura ventilarla lo antes posible o usar extractores de humo. Cuando te encuentres en casa de amigos o familiares fumadores, propón la posibilidad de que salgan a la terraza o lo hagan cerca de una ventana. Si no tienes suficiente confianza, tú mismo puedes tomar la iniciativa y salir a tomar aire fresco.

Por el bien de la salud de aquellos que te rodean, no fumes nunca delante de bebés, niños, embarazadas o frente a otras personas vulnerables. Es importante que respetes la decisión de aquel que tienes al lado, especialmente si no quiere respirar sustancias nocivas para la salud.

Por ello, ponemos a tu disposición consejos sobre salud para mejorar la calidad de tu día a día. Suscríbete a nuestra newsletter para recibirlos directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece − 10 =