Qué frutas puede comer un diabético y otros alimentos permitidos

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 0 basado en 0 valoraciones
Frutas.y otros alimentos permitidos para diabéticos
  • Qué frutas puede comer un diabético es una de las preguntas que se realizan a diario los más de 6 millones de españoles que padecen diabetes.
  • Existe alguna clasificación que, en función del nivel de fructosa que contengan, convierta a una fruta en más apta para un diabético que otra.
  • Según la Organización Mundial de la Salud una alimentación saludable, no consumir tabaco y practicar ejercicio son algunos de los puntos clave para no sufrir esta enfermedad.

La diabetes es una de las enfermedades no contagiosas más frecuentes en el mundo. Tanto es así que solo en España afecta a casi 6 millones de personas. Afortunadamente, es relativamente fácil cuidar de la diabetes si llevamos una vida sana y sabemos qué alimentos para diabéticos podemos consumir, aunque no siempre tenemos claro cuáles son.

A veces se cree que la diabetes obliga a comer poca fruta, porque suele contener azúcares. Sin embargo, no es exactamente así, como veremos a continuación. En este artículo hablaremos de qué frutas puede comer un diabético, y mencionaremos otros tipos de alimentos para diabéticos que también pueden formar parte de la dieta para la diabetes.

El consumo de fruta debe ser en pieza entera, nunca en zumo, pue este contiene más azúcar y menos fibra.

¿Cuáles son las frutas que puede comer un diabético? ¿Y el índice glucémico?

La clave para llevar una dieta saludable compatible con la diabetes está en consumir alimentos con un índice glucémico bajo. El índice glucémico indica la rapidez con la que el intestino absorbe el azúcar de los alimentos. Se clasifica en bajo (0 a 55), moderado (56 a 69) y alto (70-100).

Lo anterior no es incompatible con comer fruta, y de hecho se recomienda que la gente con diabetes coma 3 piezas de fruta entera y fresca cada día. Hay varias razones para ello: en primer lugar, la fruta es muy rica en fibra, lo que ayuda a reducir la subida de glucemia en el organismo. Además, contiene muchos otros nutrientes como vitaminas, minerales o antioxidantes, que combaten el riesgo de sufrir problemas cardiovasculares.

Pero…¿qué frutas puede comer un diabético? En ese sentido, casi todas las frutas son aptas para el consumo durante la diabetes, siempre y cuando se coman en pequeñas cantidades. Sin embargo, hay que recordar que deben comerse frescas y enteras, nunca en zumo. El zumo de fruta contiene más azúcar y menos fibra, y por lo tanto hace que aumenten los niveles de azúcar mucho más rápidamente.

Por su proporción entre carbohidratos y la cantidad de fibra que contienen, se recomiendan especialmente las siguientes frutas que puede comer un diabético:

  • Manzana: Su índice es de 37. Tiene 11,5 g de carbohidratos, por lo que se recomienda comer una unidad al día.
  • Pera: Tiene un índice de 37. Se recomienda una pera pequeña o media grande. Su índice es de 17,5 g, pero es muy rica en agua y fibra.
  • Mandarina: Las mandarinas tienen un índice glucémico de 30 y 9,6 g de carbohidratos, por lo que pueden consumirse 2 unidades sin problemas.
  • Ciruela: La ciruela tiene un índice de 35, y 12,3 g de carbohidratos.
  • Fresas: Las fresas son una de las frutas con menor índice glucémico, alrededor de 40.
  • Aguacate: El aguacate tiene un índice muy bajo (10), pero es más calórico que los otros alimentos, por lo que se recomiendan dos rebanadas al día.
  • Otras frutas recomendadas por su bajo índice glucémico y su alto nivel de fibra incluyen el melón, la naranja, el kiwi, el melocotón y las moras.

Entre las frutas menos recomendadas para diabéticos están la sandía, el higo y el mango, entre otras que indicaremos a continuación. Tampoco se recomiendan las frutas en almíbar, con un nivel muy alto de azúcares.
Algunas de las frutas con un índice glucémico más alto son las siguientes:

  • Sandía: Tiene uno de los índices glucémicos más altos, de 74.
  • Dátil: Con un índice de 70, es muy poco recomendada para diabéticos.
  • Piña: La piña también tiene un índice bastante alto, de alrededor de 66.
  • Melón: El melón tiene un índice glucémico de 65.
  • Papaya: Con un nivel de 58, es un nivel moderado, pero aun así mucho menos recomendado que otras frutas como la manzana o las fresas.
  • Plátano: En función de su grado de madurez, el índice glucémico de un plátano oscila entre 55 y 65, por lo que se recomienda consumirlo con moderación.

Aun así, eso no significa que las anteriores frutas estén terminantemente prohibidas para diabéticos. Pueden consumirse, siempre y cuando sea de forma poco frecuente y en cantidades moderadas.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Otros alimentos que puede comer un diabético

Por suerte, la diabetes no impide tener una dieta sana y variada. Solo es necesario seguir una serie de indicaciones para mantener el azúcar en sangre a un nivel adecuado.

El más importante de ellos es, probablemente, prestar mucha atención al consumo de hidratos de carbono. Los alimentos ricos en este nutriente tienen un índice glucémico alto, por lo que es recomendable evitar los productos “blancos”, es decir, con harinas refinadas. Es preferible escoger cereales integrales y legumbres, más altos en fibra. Lo mismo puede decirse de cualquier bebida azucarada o alcohólica: conviene sustituirla por agua para reducir el impacto en la diabetes.

También son muy convenientes las grasas saludables como los frutos secos, el aceite de oliva virgen y el pescado azul (que además es rico en Omega 3). Los alimentos ricos en grasas como los lácteos y los huevos no son perjudiciales, y lo mismo sucede con las proteínas: sus bajos niveles de hidratos de carbono las hace inofensivas para el nivel de glucosa en sangre. De hecho, un desayuno rico en grasa natural y proteína puede ayudar a reducirlo.

Por último, también hay alimentos que contribuyen al metabolismo de la insulina y, por tanto, ayudan a regular los niveles de azúcar en sangre. Entre ellos está el magnesio, que se encuentra en legumbres, verduras como las espinacas y el brócoli, pescado azul y frutos secos como las nueces. El chocolate también contiene magnesio, además de flavonoides, que protegen contra la diabetes.

Sobre todo, es imprescindible consumir alimentos ricos en fibra. La fibra ayuda a ralentizar la absorción del azúcar y reducir el índice glucémico. Si además se consumen frutos rojos, con mucha vitamina C y un índice glucémico muy bajo, es posible mantener una dieta variada que no afecte al nivel de azúcar en sangre.

Un seguro de decesos que también cuida tu presente
Un seguro de decesos que también cuida tu presente

Descubre las garantías de salud del seguro de decesos de NorteHispana

Más información

Ante la duda, consulta con tu médico

Los anteriores consejos son aplicables al perfil general de la diabetes. Sin embargo, cabe recordar que cada uno tiene un cuadro médico particular, por lo que es recomendable ponerse en manos de un profesional para recibir tratamiento especializado.

La terapia de nutrición médica ayuda a gestionar el tratamiento de la diabetes, creando un plan personalizado que se adapte a las preferencias del paciente. Por suerte, los servicios de asistencia sanitaria como el de NorteHispana incluyen atención por parte de especialistas en dietética, que ofrecen un asesoramiento adaptado a las necesidades individuales.

Actividad física y asesoramiento especializado

Sin duda, comer alimentos permitidos para diabéticos y chequeos médicos regulares son suficientes para llevar una vida completamente normal a pesar de la diabetes. Sin embargo, cabe recordar que la actividad física también es un componente imprescindible de la gestión adecuada de esta enfermedad.

Aunque llevemos una dieta adaptada a nuestras necesidades nutricionales, el ejercicio es un aliado estupendo para controlar el nivel de glucosa en sangre. Además de ello, ayuda a contrarrestar los efectos negativos del sedentarismo, reduce la presión arterial y mejora la circulación de la sangre. Con una rutina de actividad física, una dieta adaptada y el seguimiento de un nutricionista, la diabetes no debe plantear ningún problema para llevar una vida plena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *