¿Qué son los macronutrientes?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 4 basado en 3 valoraciones

alimentos con macronutrientes

Los macronutrientes son las sustancias que aportan energía al organismo. Es fundamental ingerirlos cada día en las proporciones adecuadas para el funcionamiento de nuestras células. Además, son indispensables en ciertos momentos de la vida, como la niñez y la adolescencia, ya que promueven el crecimiento y regulan los procesos metabólicos. Pero, para entender mejor qué son los macronutrientes, en este post vamos a adentrarnos en qué consiste cada uno de ellos con ejemplos.

¿Cuáles son los macronutrientes esenciales para el organismo?

Hidratos de carbono

Los hidratos de carbono o carbohidratos son los macronutrientes que más energía aportan. Los dietistas aconsejan que deben suponer alrededor del 50% de los platos principales del día. En niños puede alcanzar hasta el 60%, ya que tienen un gasto energético muy elevado.

Los carbohidratos se dividen en dos grandes grupos: los sencillos incluyen monosacáridos, disacáridos y oligosacáridos. Son hidratos de carbono sencillos la fructosa de las frutas frescas o el azúcar del maíz. Por otra parte, la naturaleza pone a nuestro alcance los polisacáridos o carbohidratos complejos, como la pasta, el pan o las patatas.

Lo más importante en relación a cuáles son los macronutrientes que más nos convienen entre los hidratos de carbono, es que los simples nos aportan una energía rápida, que provoca picos de insulina. Por ello, es mejor decantarse por los complejos que producen una sensación de saciedad durante más tiempo, son ricos en minerales y aportan una interesante dosis de fibra, beneficiosa para el tracto intestinal.

Proteínas

Las proteínas están hechas de cadenas ligadas de aminoácidos que se dividen en tres categorías diferentes: esenciales, semiesenciales y no esenciales. Su importancia radica en que el cuerpo humano no es capaz de producirlos, por lo que es imprescindible que formen parte de nuestra dieta diaria.

Las proteínas tienen funciones muy variadas en el organismo, pueden ejercer de hormonas, enzimas y también funcionar como anticuerpos del sistema inmunitario. Además, pueden formar parte de las estructuras del cuerpo: las conexiones neuronales, la piel o el músculo, aunque la mayor parte de la proteína que hay en nuestro organismo se almacena en el tejido muscular.

El papel de las proteínas en cuanto a la producción de energía tiene que ver con la construcción de bloques para otras estructuras del cuerpo, pero no son una fuente directa.

La recomendación de los expertos es ingerir un gramo al día de proteína por cada kilo de peso corporal. Las personas que quieren aumentar su masa muscular pueden incrementar la ingesta de alimentos ricos en proteínas como la carne, el pescado, el marisco, los huevos o los lácteos. Si tu objetivo es generar más músculo debes combinar tus ejercicios fitness con un aporte de proteína generoso en tu dieta.

Grasas

Los lípidos o las grasas son necesarios para el organismo porque contribuyen en la regulación de la temperatura corporal entre otras funciones. Por eso, en situaciones extremas de frío, tienen más posibilidades de sobrevivir las personas que tienen un porcentaje adecuado de grasa corporal. Además, suponen un aporte de ácidos grasos de alto valor energético y de vitaminas solubles en grasa, como la A, la D, la E y la K.

Las grasas se dividen en tres grupos: saturadas, mono y poliinsaturadas y, por otro lado, las grasas trans.

Lo más importante es ingerirlas en la cantidad adecuada. No deberían suponer más de un 30% de la ingesta calórica diaria, de las cuales cerca del 20% tendrían que ser no saturadas y un máximo del 10% saturadas.

La práctica deportiva es fundamental para evitar la acumulación excesiva de grasas en el organismo que pueden resultar muy perjudiciales para la salud. La realización de ejercicios aeróbicos varios días a la semana como la bicicleta, la natación o el running nos ayudan a mantener las grasas bajo control.

Alimentos con macronutrientes especialmente saludables

Existen alimentos con macronutrientes especialmente beneficiosos para la salud. Por ejemplo, entre los hidratos de carbono, podemos destacar los prebióticos. Se trata de aquellos que contienen fibra y sirven como nutriente a los microorganismos del colon. Consumir legumbres, alcachofas y copos de avena es muy beneficioso para la flora intestinal. Los carbohidratos probióticos también tienen grandes beneficios para la salud de los intestinos ya que contienen microorganismos vivos que forman parte de esa flora protectora: lactobacilos y biobacterias. Estos son el yogur, el kérif y el queso.

Si queremos conseguir macronutrientes de alimentos saludables, algunos buenos ejemplos son el aceite de oliva y el pescado azul, dos formas excelentes de grasas poliinsaturadas omega 3 y omega 6 que contribuyen al incremento de los niveles del conocido como colesterol bueno o HDL. El cuerpo necesita este tipo de grasas para regular el metabolismo y mejorar la elasticidad de las membranas. Además, mejoran el flujo sanguíneo, previniendo enfermedades cardiovasculares que, por el contrario, pueden aparecer con más probabilidad si abusamos de las grasas saturadas y las trans presentes en carnes y bollería respectivamente.

Si quieres saber más sobre alimentación y otros temas de actualidad relacionados con tu salud, recuerda que puedes seguirnos en nuestras redes sociales o inscribirte a nuestra newsletter.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *