¿Qué cubre la responsabilidad civil del seguro de hogar?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 4.4 basado en 5 valoraciones

responsabilidad civil seguro hogar

Un buen día se rompe una tubería y genera humedades en el piso inferior, también puede ocurrir que tu hijo le rompa las gafas a un compañero en clase o que tu perro le provoque una herida a otro animal en el parque… Estas situaciones son más frecuentes de lo que parecen. ¿Qué ocurre si alguien te denuncia por haberle ocasionado daños? Si ya te has decidido a contratar un seguro de hogar, te interesará saber que la cobertura de responsabilidad civil juega un papel muy importante en estos casos. Pero, ¿en qué consiste la responsabilidad civil? Este término se utiliza para designar a una cobertura diseñada para imprevistos relacionados con daños a terceros y que se incluye habitualmente en distintos tipos de pólizas.

Es importante conocer en qué consiste para poder valorar si la necesitamos y así evitar posibles consecuencias negativas en el futuro. En este artículo se pretende profundizar en la responsabilidad civil del seguro de hogar para que, en el momento de firmar la póliza para tu vivienda, tengas la certeza de haber elegido el mejor seguro adaptado a tus necesidades.

¿Qué es la responsabilidad civil en los seguros de hogar?

Tal como te adelantábamos, la cobertura de responsabilidad civil del seguro de hogar es una cobertura que protege al titular de la póliza, así como a los asegurados ante daños que se puedan causar de manera accidental a terceros. Esto puede librar al asegurado de un importante desembolso económico.

En definitiva, esta cobertura sirve para evitar pagar los gastos derivados de daños ocasionados a vecinos de manera indirecta, una circunstancia muy habitual en casos como, por ejemplo, la inundación de un piso como consecuencia de una rotura de tubería en la vivienda.

Esta cobertura cubre tanto los daños materiales como los personales que se puedan ocasionar a terceras personas e incluso, en muchos casos, los posibles gastos de defensa legal ante un posible juicio.

Ahora que ya sabes lo que es la responsabilidad civil en los seguros de hogar, es interesante conocer los tipos que se incluyen en estas pólizas con ejemplos prácticos, para poder comprender sus particularidades y poder escoger el que más te convenga.

Tipos de responsabilidad civil en una vivienda

Responsabilidad civil personal

La responsabilidad civil personal indica que el propietario de la casa es el responsable de los daños que él o los otros habitantes del hogar causen de manera directa o indirecta a terceros. Por ejemplo, si eres el titular de la póliza y accidentalmente le quemas la cortina al vecino por una colilla mal apagada, estarías ante un caso de responsabilidad civil personal y el seguro cubriría la reparación o reposición de la cortina. Si tu cónyuge arroja accidentalmente un objeto por la ventana y causa daños a una persona que pasa por la calle, sería una situación similar; los gastos de asistencia sanitaria que se precisen estarían cubiertos por la responsabilidad civil personal del seguro de hogar.

Este aspecto de la responsabilidad civil de los seguros de hogar es especialmente importante en el caso de las viviendas alquiladas. En este caso, el propietario de la vivienda sería el titular de la póliza y la cobertura de responsabilidad civil cubriría los daños que los inquilinos pudieran ocasionar a otras personas.

Responsabilidad civil inmobiliaria

Este tipo de responsabilidad civil incluida en los seguros de hogar se refiere solo a los daños causados por la propia casa. Es decir, cuando ocurre algo en el continente de la vivienda que perjudica a otras personas. Un ejemplo es la rotura de una baldosa o el levantamiento del parqué que llegan a dañar a una tercera persona, como un invitado que tropieza y necesita recibir asistencia sanitaria por no tener la vivienda en condiciones adecuadas para caminar sin ese riesgo. Un siniestro similar es el que se citaba anteriormente, cuando se producen daños por agua en el piso inferior, como consecuencia de una rotura de tubería, los desperfectos ocurren a raíz de un problema sucedido en el continente de la vivienda.

En todas estas situaciones, el responsable directo de los daños es el continente, no los habitantes de la casa. Es importante que en la póliza se asegure el continente de la vivienda, para que este tipo de responsabilidad civil pueda ser efectiva en un seguro de hogar.

Responsabilidad civil locativa vs inmobiliaria

Es fácil confundir la responsabilidad civil inmobiliaria con la responsabilidad civil locativa, ya que sus características como cobertura son bastante similares. En cambio, la segunda suele incluirse en los seguros de comercio o seguros para pymes, ya que cubre los daños ocasionados por un local, pero no por una vivienda. La responsabilidad civil locativa no se incluye, por tanto, en una póliza de seguro de hogar. Otro buen ejemplo de responsabilidad civil inmobiliaria es el caso de desprendimiento de elementos de la fachada de una vivienda particular que pueden ocasionar daños en viandantes o coches aparcados en la vía. Sin embargo, las situaciones de responsabilidad civil locativa tienen que ver con los daños que provocados a terceros como consecuencia de problemas surgidos en un local como por ejemplo, las manchas que se pueden producir en la calzada como consecuencia de una reforma en una tienda, bar o cualquier negocio que se desarrolle en un local.

Responsabilidad civil familiar

La responsabilidad civil familiar cubre los daños provocados por todas las personas que viven en la casa y dependan económicamente del tomador del seguro. Contempla todo tipo de situaciones, desde los daños causados por intoxicaciones alimentarias, como los daños causados por agua, como, por ejemplo, humedades en la casa del vecino o si se te cae algo del balcón que implica un daño material o personal.

De la misma forma, se incluyen los daños producidos por incendios o explosiones que alguno de los familiares pudiera originar. Es decir, protege a los asegurados frente a los daños ocasionados por los demás. En esta categoría entrarían, por ejemplo, algunas de las travesuras de los más pequeños, como son los balonazos descontrolados o las caídas que puedan provocar a terceros.

Imprevistos dentro o fuera de la vivienda

Es importante destacar que estos accidentes pueden producirse fuera de la vivienda y, de todas formas, quedan cubiertos por esta garantía. Por ejemplo, si un niño le rompe las gafas a un compañero en el colegio, a causa de cualquier de las travesuras anteriormente mencionadas, su valor está cubierto por la responsabilidad civil familiar.

Daños ocasionados por la mascota

El titular de la póliza tiene la responsabilidad indirecta de responder ante los daños ocasionados por sus mascotas o animales de compañía. Por ello, la responsabilidad civil familiar los considera como un miembro más de la familia y te respalda también ante los percances derivados de su comportamiento.

Por ejemplo, si tu seguro del hogar incluye a las mascotas y tu perro muerde accidentalmente a otro animal en el parque y éste último requiere atención veterinaria, los gastos que se deriven quedarían cubiertos por la responsabilidad civil familiar ¿Tienes gato? De la misma manera, si un buen día se escapa, se mete en el garaje del vecino y le raya el coche, esta cobertura te respalda para que puedas hacer frente a estos desperfectos.

El papel de la defensa jurídica cuando se producen daños a terceros

La responsabilidad civil del seguro de hogar incluye defensa penal por daños a terceros por imprudencia, impericia o negligencia.

A veces este tipo de circunstancias pueden resolverse de manera amistosa, sobre todo cuando se trata de pequeños percances. Pero esto no siempre ocurre. Por ejemplo ¿qué consecuencias puede ocasionar una fuga de agua y el deterioro de la mercancía de la farmacia de debajo de casa? En este caso la reclamación de daños puede ser de mayor gravedad, ya que las pérdidas pueden ser realmente cuantiosas.

En casos similares, es muy probable que tenga que celebrarse un juicio y necesitarás un abogado o como mínimo asesoramiento jurídico para hacer frente a los daños de los que eres responsable. La cobertura de responsabilidad civil del seguro de hogar se hace cargo de los costes judiciales de abogado y procurador en una situación como la del ejemplo. Además, si estás involucrado en un conflicto y tienes dudas sobre el grado de responsabilidad que tienes, puedes resolver tus dudas con solo una llamada al seguro, gracias a esta misma cobertura.

Como puedes ver, la responsabilidad civil cubre situaciones cotidianas que, aunque no hayas sufrido, seguro que conoces a alguien que sí las ha experimentado. Para que tu casa sea un lugar seguro y agradable, te ofrecemos el mejor seguro de hogar, adaptado a tus necesidades y que te protege ante cualquier situación, incluso si se requiere una indemnización económica a la persona damnificada, como en los casos de abono del importe correspondiente a los gastos de asistencia sanitaria como en el ejemplo que poníamos anteriormente de un viandante que sufre daños por un objeto que alguien lanza accidentalmente por la ventana.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 2 =