Riesgo eléctrico: medidas preventivas para el hogar

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 5 basado en 1 valoraciones

Medidas de prevención de riesgos eléctricos

El riesgo de electrocutarnos se multiplica en los hogares debido a la cantidad de utensilios y aparatos eléctricos que tenemos en el hogar. Por ello, es imprescindible conocer los peligros asociados a la red eléctrica así como las medidas de prevención de riesgos eléctricos para evitar complicaciones. ¡Toma nota!

¿Qué es un riesgo eléctrico?

El riesgo eléctrico es la posibilidad de que suceda una descarga eléctrica. Este tipo de accidentes puede provocar daños físicos en las personas, lesiones que pueden ser el resultado de la propia descarga o bien de incendios que se originan en consecuencia. Los casos más graves pueden acabar en fallecimiento. Por otra parte los riesgos eléctricos pueden suponer grandes perjuicios materiales en la vivienda, provocando que numerosos aparatos eléctricos dejen de funcionar o un incendio de alcance muy diverso.

Las 5 reglas de oro de la electricidad

Es posible minimizar el riesgo eléctrico con la prevención adecuada. Estos son las 5 reglas que todos deberíamos aplicar en nuestra casa para lograrlo:

Corta el suministro antes de tocar cables

Si vas a manipular cualquier cable en la vivienda es fundamental que previamente cortes el suministro eléctrico en la caja de registro principal. Es suficiente con que bajes el automático de la zona donde vas a intervenir pero si tienes dudas, es aconsejable que cortes el general.

Controlar el cuadro eléctrico

Tener el control de la caja de registro general o cuadro eléctrico es muy importante para prevenir los riesgos asociados. Para ello es indispensable que tengas en cuenta dos aspectos:

  1. Etiqueta con el nombre de la zona que corresponde a cada automático tras realizar las comprobaciones oportunas para asegurarte de a qué estancias suministra cada uno.
  2. Vigila que tengas la potencia suficiente contratada y si tienes instalado un limitador de potencia, verifica que se esté suministrando la correcta. Cuando los automáticos saltan con frecuencia pueden estar indicando una deficiencia energética.

Realiza revisiones periódicas

Es importante que revises el estado de todos aquellos aparatos que funcionen con electricidad cada cierto tiempo. El lavavajillas, el televisor, un ordenador o incluso una batidora deben funcionar correctamente para evitar complicaciones con la red eléctrica.

Lee las instrucciones de los aparatos

Leer las instrucciones de los aparatos eléctricos o electrónicos antes de usarlos contribuye en la prevención de riesgos eléctricos. Igualmente, es fundamental que tengas conocimiento sobre el proceso cuando vayas a realizar alguna reparación eléctrica, ya sea en aparatos o en la instalación de la vivienda.

Toma medidas de seguridad

Si vas a realizar alguna manipulación relacionada con la red eléctrica es importante que te protejas con las barreras de seguridad adecuadas. En numerosas tiendas puedes encontrar lo que se conoce como Equipo de Protección Individual (EPI) con el que poder tomar frente a un riesgo eléctrico medidas preventivas para disminuir una electrocución.

¿Qué riesgos comporta un accidente eléctrico?

Tal como adelantábamos, el peligro de un riesgo eléctrico se puede traducir en diferentes perjuicios para las personas que habitan la vivienda así como para los diversos bienes materiales:

  1. Lesiones en forma de quemaduras leves en la piel.
  2. Quemaduras en la piel de distinta gravedad por incendios provocados a raíz de un accidente eléctrico.
  3. Fallecimiento como consecuencia de una descarga eléctrica, por las quemaduras de un incendio o por la inhalación de humo.
  4. Deterioro de aparatos eléctricos y electrónicos. Es importante destacar que afortunadamente puedes rescatar el valor de estos aparatos si sabes elegir un seguro de hogar que incluya la garantía de daños eléctricos.
  5. Daños en mobiliario y en la estructura de la vivienda producidos por un incendio que tiene por origen un accidente eléctrico.

Conclusiones

Hoy en día, debido al gran uso de aparatos eléctricos que usamos existe el riesgo de electrocutarnos, un peligro que podemos evitar aplicando las 5 reglas de oro fundamentales:

  1. Cortar el suministro antes de tocar cables
  2. Controlar el cuadro eléctrico
  3. Realizar revisiones periódicas
  4. Leer las instrucciones de aparatos
  5. Tomar medidas de seguridad

Además, si cuentas con un buen seguro de hogar, ganas en tranquilidad en caso de que un accidente eléctrico tenga lugar, ya que los electrodomésticos y los aparatos electrónicos están protegidos en caso de producirse una descarga eléctrica. Por otra parte, la estructura de la vivienda y su contenido igualmente quedan cubiertos si resultaran dañados por incendio.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × cinco =