Boletus venenosos: Conoce las Setas más venenosas en España

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 3.4 basado en 33 valoraciones
seta boletus satanas
Vía: cestadesetas.com

¿Te gustan las setas? Su consumo puede ser delicioso, ¿verdad? Pero, debemos tomar una serie de precauciones para disfrutarlas con seguridad. El listado de setas venenosas de España no es tan amplio como pueda parecer, sin embargo, el consumo de algunas de ellas puede producir resultados francamente dañinos para la salud, e incluso la muerte.

Por ello, es fundamental conocer bien las setas venenosas mortales y boletus no comestibles más comunes de nuestra geografía, así como las especies de setas comestibles que, por su parecido con las primeras, puedan dar lugar a confusión. ¡Vamos a adentramos en el apasionante mundo de las setas!

¿Qué hace a una seta peligrosa?

La gran mayoría de setas que se pueden encontrar en el campo son simplemente no comestibles, es decir, producen poco o ningún daño a nuestro organismo, pero tampoco presentan atributos culinarios de interés. Esto no quiere decir que las setas venenosas no existan, de hecho, podrías encontrarlas con cierta facilidad si eres aficionado a la búsqueda de setas en general. Si las consumos por error, lo mejor es contar con un buen seguro de salud que te ofrezca los servicios necesarios en caso de envenenamiento, como hospitalización, una segunda opinión médica y consejos en dietética.

El riesgo de confusión entre setas venenosas y comestibles

Vamos a ver dos ejemplos extremos para detallar dónde está la peligrosidad de las setas. En primer lugar, cabe señalar que muchos se habrán topado con unas llamativas setas rojas con lunares blancos que recuerdan a las de la serie infantil David el Gnomo. Pues bien, se trata de la venenosa y potencialmente mortal Amanita muscaria, especialmente si se cocina a menos de 70 grados. A pesar de ello, esta seta no supone un gran peligro por dos motivos:

  1. Es increíblemente fácil de identificar
  2. No hay ninguna seta comestible parecida (sin lavar).

Los hongos más peligrosos, son los que se parecen a especies comestibles, aun habiendo otras setas más venenosas. Sus diferencias fácilmente identificables las hace más fáciles de descartar a la hora de recolectarlas.

Entre las setas que podemos confundir y tienen riesgo de intoxicación accidental estaría el champiñón maloliente, el segundo ejemplo destacable en este apartado, ya que tiene una apariencia muy similar a la de los que solemos consumir, pero que tiene un olor desagradable similar al fenol y un tallo más fino y delgado.

Setas perjudiciales para la salud

Si sales a recolectar setas, podrías coger por error algunas especies que podrían ocasionar problemas de salud leves o serios, según el grado de toxicidad, aunque no sean mortales:

Champiñón maloliente

Existen varios tipos de champiñones que pueden ser venenosos. Entre ellos y, tal como adelantábamos, el que más intoxicaciones produce en nuestro país es el Agaricus xanthoderma o Agaricus xanthodermus, similar al champiñón común que consumimos habitualmente. En esta ocasión hablamos del que popularmente se conoce como champiñón maloliente, por olor característico que recuerda al fenol. La intoxicación suele consistir en una digestión difícil no muy grave pero puede resultar peor en personas con problemas digestivos o en los niños, en los que podrían aparecer vómitos y diarrea.

Lactarius torminosus

El Lactarius torminosus también se conoce con el nombre de falso níscalo, ya que se confunde con facilidad con el Lactarius Deliciosus o los famosos níscalos que muchos apreciamos por su magnífico sabor. El Lactarius torminosus es tóxico y puede producir Síndrome Gastrointestinal Leve con síntomas como náuseas, vómitos, diarrea y dolores abdominales. Sin embargo, lo podrías consumir si pones en práctica algunos métodos para mantener el alimento en buen estado: dejándolo 5 días en remojo o tras cocerlo durante largo tiempo.

Boletus Satanas

La ingestión de la seta venenosa conocida por Boletus Satanás, es bastante perjudicial para la salud, aunque cabe señalar que existen varias especies de boletus en los bosques españoles que son muy preciados dentro de la cocina como el Boletus edulis, el Boletus pinicola y Boletus aereus. En concreto, puede confundirse especialmente con el Boletus rhodoxanthus.

El Boleltus satanas no está considerado como una especie mortal (a pesar de su nombre), pero puede producir vómitos y diarrea, especialmente si se consume crudo.

Thicholoma equestret

Ésta seta es nombrada como seta de los caballeros, ya que su consumo estaba reservado para la nobleza durante la Edad Media. Aunque, tradicionalmente se ha considerado comestible por su delicioso sabor, durante los años 90 hubo varios afectados de rabdomiolisis o lesiones en los músculos y a nivel neurológico que se cobraron la vida de algunos de ellos.

Y, desde entonces, hay bastante controversia en cuanto a clasificar la Thicholoma equestret como una seta mortal o no, pero lo que sí está claro es que es que puede resultar potencialmente peligrosa cuando se consume en exceso y durante varios días sucesivos, según se ha desprendido de varios análisis de laboratorio posteriores.

Paxillus involutus

Es conocida como páxilo enrollado y como orri-onddo hiltzaile en el País Vasco. Puede confundirse con otras especies como la Lactarius sanguifluus o con la Lactarius necator. La Paxillus involutus es altamente tóxica, ya que puede desencadenar una anemia inmunohemolítica severa, destruyendo los glóbulos rojos conocida como Parafolidiano. También puede producir Síndrome Giromitriano o Paxillus que coniste en molestias gastrointestinales graves con crisis hemolítica aguda que puede desencadenar la muerte. Igualmente, es controvertida su clasificación entre las setas mortales ya que, por una parte, lo daños que puede producir requieren tratamiento urgente en un hospital y, por otra, se puede disminuir el riesgo de padecerlos de manera considerable si consumes la seta tras un largo cocinado a alta temperatura.

¿Qué especies de setas mortales hay en España?

En la vegetación española se esconden algunas especies de setas mortales. A continuación, vamos a describirlas para ayudarte a reconocerlas con facilidad y evitar su consumo a toda costa:

Amanita muscaria

Es también conocida como falsa oronja, debido a que cuando llueve mucho sobre ella o se lava, pueden desaparecer sus características motas blancas, confundiéndose con la Amanita caesarea u oronja común. Popularmente también se llama Matamoscas, ya que estos insectos quedan paralizados cuando entran en contacto con ella. La toxicidad se caracteriza por sus efectos alucinógenos, afectando al sistema neurológico de tal forma que puede provocar el fallecimiento, especialmente si se consume tras cocinarla a una temperatura menor a 70 grados, tal como señalábamos al inicio del post.

Amanita verna

La Amanita verna es muy peligrosa y tiene un gran parecido con los champiñones comunes y a simple vista parecer comestible, ya que tiene un aspecto aparentemente inofensivo: nace en primavera y se disfraza de un blanco inmaculado. En cambio, la ingesta de una sola seta puede producir la muerte con suma facilidad, actuando sobre varios tejidos del cuerpo humano tras varios días de su consumo.

Amanita phalloides

Es conocida como oronja mortal o cicuta verde y se encuentra entre las setas más peligrosas debido a su abundancia y a la posibilidad de ser confundida con numerosas setas comestibles, tales como la russula de sombrero verde, agaricus de láminas rosadas, virescens, etc. Si se consume, los síntomas tardan en aparecer de 6 a 24 horas, produciendo malestar y dolor de estómago al principio. Si no se acude a un hospital inmediatamente llegará a producir la muerte por coma hepático.

Galerina rebordeada

La Galerina robordeada o Galerina marginata es una seta mortal muy semejante a la seta Foliota cambiante, totalmente comestible. Los síntomas de su envenenamiento son similares a los de la Amanita phalloides, debido a su alto contenido en anatoxinas. Sin duda, debes anotarla como otra de las setas más perjudiciales, evitando su ingesta.

Cortinarius orellanus

Esta especie es poco común, pero con frecuencia puede producir la muerte si llegara a consumirse tras varios días de la ingesta o incluso semanas. Sus efectos se caracterizan por cansancio, mucha sed, boca seca, dolor de cabeza y pérdida de apetito, acompañados de afecciones en el riño y el hígado. Afortunadamente, no se parece demasiado a otras especies comestibles.

Conclusiones

¿Has tomado nota de las setas más peligrosas? La micología es una ciencia amplia y compleja que no debemos subestimar: recomendamos documentarse ampliamente antes de acudir a recolectarlas y, si tienes poca experiencia, apóyate en una buena guía de setas como la que te hemos ofrecido, aunque, ante la duda, es mejor evitar su recolección.
Resumiendo, lo más importante es tener en cuenta que algunas especies de setas venenosas pueden tener un aspecto muy similar a otras de consumo habitual como el champiñón. En esta clasificación hemos separado por un lado las setas tóxicas perjudiciales para la salud y, por otro, las consideradas mortales por la gran mayoría de los expertos:

Setas tóxicas perjudiciales para la salud:

  1. Champiñón maloliente
  2. Falso níscalo
  3. Boletus satanás
  4. Seta de los caballeros
  5. Páxilo enrollado

Setas venenosas mortales:

  1. Falsa oronja
  2. Amanita verna
  3. Oronja mortal
  4. Galerina rebordeada
  5. Continarius orellanus

Fuentes consultadas:

Amanita muscaria: Fichas micológicas, Eli Criso, Wikipedia
Agaricus xanthoderma: La Información
Amanita verna: Setamanía
Boletus satanás: Fungipedia
Paxillus involutus: Fichas Micológicas Setas y Sitios Vive la Naturaleza
Clytocide de Albata: Quo
Amantia phalloides: Fichas Micológicas Emprendium
Galerina rebordeada: Fichas Micológicas, Fungipedia
Lactarius torminosus: Fichas Micológicas, Setas y Sitios
Cortinarius Orellanus Fichas Micológicas, Toda Cultura, Setas y Sitios
Thicholoma Equestret: Fichas Micológicas

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − catorce =