Cómo sobrellevar la muerte de un ser querido en fechas señaladas

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 4 basado en 3 valoraciones

Como seres vivos, estamos destinados a nacer, crecer, vivir y morir. Tal como expresaba el poeta uruguayo, Mario Benedetti, “después de todo, la muerte es sólo un síntoma de que hubo vida”. Así, debemos ser consciente de este hecho y, por ende, que la pérdida de un ser querido siempre resultará dolorosa, independientemente de la época del año en la que nos encontremos. Ahora bien, en fechas tan señaladas como las Navidades, caracterizadas por las reuniones familiares y los encuentros con viejos amigos, este sentimiento es más profundo y resulta mucho más difícil sobrellevar la ausencia de aquellos que nos rodeaban y queríamos.

Con la llegada de diciembre, marcado por agresivas campañas publicitarias y un sentimiento generalizado de felicidad, puedes empezar a sentir cierta sensación de ansiedad, falta de apetito o incluso problemas de sueño. Posiblemente, ello se debe a los recuerdos de todas aquellas personas que ya no están a tu lado, pero que sin embargo conservas en tu memoria.

La necesidad de superar el duelo

Si estás pasando por un duelo, es importante que a lo largo de las fiestas de Navidad estés bien acompañado. Una buena forma de sentirte arropado es pasando tiempo con tus familiares y amigos, invitándolos a casa, proponiéndoles planes o uniéndote a los suyos. Por otro lado, es totalmente comprensible que te sientas incómodo en ciertas ocasiones, que no te apetezca salir de casa o realizar actividades de carácter festivo, en pequeños o grandes grupos. Sin embargo, paso a paso y a tu ritmo, estos pequeños encuentros, salidas y reuniones te ayudarán a superar la pérdida y seguir hacia adelante.

Aunque en estos momentos resulta difícil mantener la calma y la serenidad, es importante aceptar la realidad del momento y no dejar que nuestras emociones nos hagan zarandear de un extremo a otro. En otras palabras, es tan dañino para uno mismo actuar como si nada hubiese ocurrido, como negarse a celebrar cualquier festividad por la ausencia y la tristeza que nos genera la pérdida. Ante todo, deja que tus sentimientos afloren: rabia, tristeza, dolor, miedo, melancolía, paz… Sobre todo, no debes sentirte culpable o débil por expresar tu malestar. Hacerlo te ayudará en el proceso del duelo. Simplemente, vive y abraza aquello que sientes, y actúa acorde a tus sentimientos. No es necesario que te esfuerces en disimular ante la familia y los amigos, pues ellos estarán allí para apoyarte.

Debes tener en cuenta que cada persona se enfrenta a la muerte de un ser querido de una forma distinta; no hay una ciencia exacta que determine un tiempo concreto para ello. Al fin y al cabo, superar una pérdida es un proceso que conlleva tiempo, paciencia y esfuerzo. Por este motivo, si estás pasando por un duelo muy doloroso, si no terminas de recuperarte y te ves incapaz de seguir adelante… quizás ha llegado el momento de asistir a terapia y ponerte en manos de un buen profesional. Existen muchos tipos de terapia según la situación por la que estés pasando. Solo debes dar con aquella persona experta en este tipo de situaciones, y ella te ayudará a sentirte mejor. A través de charlas, reflexiones, expresando tus emociones y aprendiendo técnicas como la terapia de la silla vacía, superarás todas y cada una de las fases del duelo.

A pesar de que resulta doloroso, es importante saber decir adiós y dejar el pasado atrás. En otras palabras, debes evitar obsesionarte con mantener “vivo” el espíritu de aquel que ha fallecido; ya sea manteniendo su sitio en la mesa, siguiendo sus hábitos y tradiciones, dejando la habitación, la ropa u objetos tal como él o ella los dejó… Por ello, este es un buen momento para que empieces a descubrir nuevos lugares, hobbies, personas y actividades, es un momento clave para que te redescubras a ti mismo. Es ahora cuando debes empezar a valorar las pequeñas cosas, y recordar que la vida prosigue, que todavía queda mucho por experimentar, y que no hay mejor forma de disfrutar que compartiendo tu tiempo con aquellos que siguen aquí.

Cómo superar una muerte

Existen varias teorías sobre las diversas fases de aceptación y superación ante la muerte. Para que puedas superar más fácilmente este proceso te ofrecemos una serie de recomendaciones, para que puedas sobrellevar mejor la pérdida y sigas hacia adelante:

Despide al difunto

Para poder aceptar y asimilar mejor la pérdida de un ser querido es importante que te despidas de él. Por ello, desde antaño se celebran velatorios, entierros y otros actos o ritos, para poder decir adiós. Acudir a ellos te permitirá asumir la pérdida y expresar tus emociones. Además de sentirte arropado, comprenderás que no estás solo en este proceso. Podrás sentir cercanía y empatía con aquellas personas que están pasando por lo mismo, que experimentan emociones y sentimientos muy similares. Así, este primer paso te permitirá superar la pérdida de una forma más llevadera.

Evitar la sobreprotección, que la muerte no sea un tabú

Como expresaba la psiquiatra y escritora Elisabeth Kübler-Ross, “tal vez el principal obstáculo que nos impide comprender la muerte es que nuestro inconsciente es incapaz de aceptar que nuestra existencia deba terminar.” Por ello, para superar una pérdida es muy importante que no ocultes tus sentimientos. Debes expresarlos sin temor, sin barreras, afróntalos de manera natural, tal como vienen, hablar de ello sin miedo, hasta comprender, aceptar y superar la pérdida.

Por otro lado, si hay niños en la familia, debes tratar de explicarles lo que ha ocurrido. Aunque es muy complicado, deben conocer y comprender qué es y qué supone la muerte; pues no deben verla como un tabú, sino como un proceso natural que, como nacer y crecer, es parte inevitable de la vida. Seguramente te suenan expresiones como “se ha ido muy lejos” o “se ha dormido”; estas son muy utilizadas en estos casos, ya sea para sobreproteger a los más pequeños, o a nosotros mismos, o porque no se sabe cómo explicar algo así. Sin embargo, actuar con disimulo, eludir lo ocurrido o utilizar eufemismos para dar una explicación a la pérdida, no es la solución; ello sólo provocará que los niños no entiendan qué ha sucedido, y que no puedan comprender la muerte como un hecho real. Por ello, es importante saber cómo comunicar el fallecimiento a los niños, para que lo entiendan y sean capaces de afrontarlo en un futuro.

Rodéate de buena compañía

Durante estos momentos tan difíciles es muy importante que cuentes con tus seres queridos, pues son aquellos que te abrazarán, escucharán y comprenderán mejor; son, en definitiva, las personas adecuadas con quien compartir estos duros momentos. Ya sean familiares, tu pareja o amigos cercanos, tener a alguien que te cuide, te deje espacio y muestre su apoyo en todo momento, será de gran ayuda para ti y tu día a día.

Vuelve a la rutina

Sin duda, volver a la rutina te ayudará a regresar a la realidad: estar en un espacio conocido, neutral y dinámico, donde el tiempo no se ha detenido. Entrar en ese engranaje, rodar de nuevo, te permitirá ser más consciente de lo ocurrido; podrás recuperar tu rutina, te reencontraras con el día a día, y volverás a realizar aquellas actividades que solías hacer. Todo ello te permitirá seguir hacia adelante, viviendo el presente y planificando tu futuro.

Si te han venido bien estos consejos te han o crees que le puede ayudar a alguien cercano, no dudes en compartirlo en tus redes sociales.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *