¿Cómo superar la pérdida de una mascota?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 0 basado en 0 valoraciones

Aprende a superar la pérdida de una mascota

Las mascotas se convierten en nuestros mejores amigos. Vivimos con ellos durante años, y nos ofrecen su amor incondicional. En consecuencia, su fallecimiento se convierte en una verdadera tragedia para quienes conviven con ellos. Aprender a superar la pérdida de una mascota no es fácil.

Los animales de compañía son parte de nuestra familia

Cuando perdemos a nuestra mascota, experimentamos emociones complejas que no siempre son fáciles de sobrellevar.

A la tristeza debemos añadir el sentimiento de culpabilidad por no haber estado suficiente tiempo con nuestro perro, gato u otro animal de compañía.

La verdad es que para muchas personas las mascotas son parte de su familia. Al igual que ocurre con la pérdida de un ser querido, asumir su fallecimiento representa pasar por un periodo de duelo.

No todas las personas se sienten preparadas para superar la muerte de una mascota y tener un nuevo animal. Algunos dueños pueden sentir síntomas como apatía, poca energía, trastornos del sueño o de la alimentación. Incluso pueden tener problemas con su pareja durante la fase del duelo.

Los niños y los ancianos son también los más afectados. Hay que tener en cuenta que son los miembros de la familia que pueden establecer una relación muy estrecha  con el animal que vive en la casa, por lo tanto necesitarán del mayor apoyo para superar el golpe.

Las fases del duelo para superar la pérdida

Cuando muere un ser querido, necesitamos de un tiempo para aceptar su pérdida y seguir adelante con su ausencia. Una situación muy parecida ocurre cuando fallece una mascota que ha convivido con nosotros durante años.

La primera fase del duelo es la negación ante la muerte, que se produce cuando no queremos aceptar que la ausencia es definitiva. Durante esta etapa es aconsejable asumir la realidad  y no ocultar el dolor ante nuestros familiares y amigos.

Cuando ya aceptamos que el animal se ha ido, sentimos rabia y enfado ante lo sucedido. En ese momento nos podemos sentir angustiados y afligidos por la situación, dándonos cuenta de que deberemos seguir viviendo sin nuestro mejor amigo para siempre. Es conveniente sustituir las rutinas de cuidado de la mascota por otra actividad, como por ejemplo, el ejercicio físico.

También es recomendable hablar con otras personas que hayan pasado anteriormente por la misma situación. Pero si realmente el sentimiento de tristeza persiste a lo largo del tiempo, lo más adecuado es hablar con un especialista que nos ayude a superar la situación.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − 2 =