Terapia emocional para superar la muerte de un ser querido

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 0 basado en 0 valoraciones

Terapia emocional para superar el duelo

La muerte es un fenómeno natural e inevitable al que todos nos enfrentamos en un momento u otro. A pesar de ello, sobrellevar la pérdida de un ser querido puede llegar a ser muy difícil sin ayuda profesional. Por ese motivo, la terapia emocional puede convertirse en una herramienta valiosa para recuperar la estabilidad y tener fe.

Aunque cada uno debe seguir su propio proceso de sanación emocional, el terapeuta emocional puede guiarnos para descubrir cómo superar el miedo a la muerte de nuestros familiares y amigos. En este artículo te indicamos en qué consiste la terapia para superar el duelo y cómo enfrentar el miedo a la muerte gracias a ella.

El miedo a que muera algún familiar

La muerte de un familiar es un proceso doloroso, y sobreponerse a ella puede requerir bastante tiempo. Aunque la mayoría de las personas logran recuperar la estabilidad emocional al cabo de unos meses, no siempre es así: con bastante frecuencia, se experimenta el duelo patológico, que se define como la incapacidad de superar el duelo y deriva en problemas afectivos y cognitivos.

Eso no significa que las emociones que se experimentan tras la pérdida sean malas: la tristeza, la ira, la ansiedad y la culpa son sentimientos completamente normales. Sin embargo, cuando el duelo persiste y genera problemas graves de cansancio, sueño y concentración, es oportuno acudir a un profesional.

Lo mismo sucede cuando, a raíz del fallecimiento de un ser querido, comenzamos a preocuparnos en exceso por la muerte. Problemas como la hipocondría o la ansiedad constante cerca del futuro pueden ser señal de que necesitamos ayuda de un terapeuta que nos indique cómo lidiar con nuestro miedo a morir y cómo superarlo.

Terapia emocional para superar la muerte de un ser querido

Por supuesto, no hay dos procesos de duelo iguales: no es lo mismo explicarle la muerte a un niño que afrontarla cuando somos adultos. Además, el duelo también varía en función de la cercanía con el familiar, la causa del fallecimiento y el sistema de apoyo con el que contemos.

A pesar de lo anterior, lo más común es pasar por las ya conocidas etapas del duelo: la negación, la culpa, la desesperanza, la rabia y, finalmente, la aceptación. El proceso hasta la aceptación suele durar entre seis meses y un año, aunque más importante que el tiempo es analizar el efecto que tiene el duelo sobre nuestra conducta. Si el dolor por la pérdida hace muy difícil gestionar la vida normal, lo más recomendable es contar con la ayuda de un especialista en terapia del duelo.

Terapia emocional para superar el duelo

El objetivo principal de la terapia emocional es ayudar al paciente a recuperar la estabilidad emocional gestionando los pensamientos, sentimientos y recuerdos derivados de la muerte de un ser querido. Mediante el asesoramiento psicológico de un terapeuta especializado, el paciente logra comprender cómo funciona el duelo y reconocer el proceso por el que está pasando.

Una de las claves de la terapia de duelo consiste en dar herramientas al paciente para que exprese sus emociones y consiga asimilarlas. Ello le permite conocerse a sí mismo, aceptar su dolor y hacer las paces con el cambio en su vida, ayudándole a diseñar estrategias para seguir adelante a pesar de la pérdida.

Pautas de la terapia psicológica

Normalmente, la terapia psicológica sigue una serie de pautas destinadas a gestionar las distintas etapas del duelo por las que pasa el paciente. Los cuatro ejes alrededor de los que gira la terapia de duelo son los siguientes:

  • Aceptación: En la primera fase de negación, lo más común es sentir una sensación de “vacío” emocional como si el fallecimiento no hubiera ocurrido o no lográramos creerlo. El terapeuta ayuda al paciente a cobrar conciencia del acontecimiento a fin de comenzar a aceptar la realidad.
  • Trabajo emocional: Como hemos mencionado, una de las claves para superar la muerte de un ser querido es aceptar nuestras propias emociones. Para ello, es fundamental que la terapia psicológica suponga un espacio en el que volcar y expresar libremente la rabia, la angustia y la tristeza que provocan el fallecimiento.
  • Adaptación: Al cabo de un tiempo, es necesario enfrentarse a la vida sin el familiar o amigo fallecido, lo cual puede hacer que afloren recuerdos al realizar ciertas actividades o haya cambios en nuestra rutina diaria. La terapia psicológica puede ayudarnos a adaptarnos a ellos, aceptándolos como una nueva fase en nuestra vida.
  • Gestión del recuerdo: Superar el duelo no significa olvidar al ser querido, sino darle un espacio en nuestra memoria con el que podamos convivir y seguir adelante con nuestra vida. El terapeuta nos dará herramientas para enfrentarnos a esta labor, que con el paso de los años nos permitirá recordar con cariño a nuestro familiar o amigo sabiendo que nos acompaña en la memoria.

Recibe ayuda especializada

Procesar el duelo ante la pérdida es una tarea esencial para enfrentarnos a los cambios inevitables del paso del tiempo. Aunque es una tarea difícil, no tiene por qué ser solitaria: la terapia psicológica puede brindarnos la ayuda necesaria en momentos especialmente complicados.

Lo anterior es especialmente cierto cuando el ser querido al que hemos perdido era un familiar muy cercano. Si has experimentado la pérdida de un familiar, recuerda que Bienestar y Salud de Norte Hispana pone a tu disposición un servicio de apoyo psicológico a familiares por parte de terapeutas especializados en duelo.

Atención psicológica
Atención psicológica

Bienestar y Salud, la cobertura médica de nuestro Seguro de decesos familiar, incluye 2 consultas de psicología anuales reembolsables al 100%.

Más información

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *