¡Vacaciones! ¿Te vas seguro de casa?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 0 basado en 0 valoraciones

Se acercan las vacaciones de verano. Dentro de nada nos plantamos en agosto, justo cuando la mayoría hace las maletas para disfrutar del merecido descanso y deja su vivienda vacía. Y, de nuevo, vuelve a planear el fantasma de la inseguridad durante los meses de calor. ¿Te vas seguro de casa?

Precauciones básicas para salir seguro de casa

No solo ladrones hacen el agosto en la ciudad. Los siniestros domésticos también campan por sus fueros y no les van a la zaga, sobre todo incidentes producidos por agua. Antes de echar el cierre a nuestra casa, siempre tomamos algunas precauciones en la vivienda, por si acaso:

  • Cerrar la llave de paso del agua
  • Comprobar el gas
  • Revisar la nevera
  • Ocultar objetos de valor
  • Desenchufar pequeños electrodomésticos

Y tal vez, poco más. ¿Basta con eso? ¿De verdad nos vamos tranquilos?

Ponerse a cubierto

Entonces es cuando nos acordamos del seguro de hogar, ése que hace tiempo no revisamos, que contratamos en su día y quizá precise una puesta al día… Y vuelta a poner en riesgo nuestra casa, porque los imprevistos llegan de esta manera, de forma fortuita y cuando no estamos. Siniestros por descuido o accidentes domésticos justo sorprenden en nuestra ausencia, cuando pasamos tiempo libre lejos de la ciudad, ya sea de turismo fuera del país o en una segunda residencia.

Igualmente, pueden ocurrir sucesos domésticos cuando decidimos alquilar a terceros nuestra vivienda habitual o arrendar nuestra segunda residencia como turismo vacacional. En ese caso, también conviene pensar en el seguro de casa y asegurar contenido y continente de nuestra vivienda, además de la responsabilidad civil, es decir, daños que se cause de forma accidental en bienes de terceros.

Más seguros en verano

Y, por muy precavidos que seamos, un siniestro doméstico no siempre depende de nosotros. Con frecuencia, la distracción es de un vecino y nosotros recibimos los daños. Puede empezar por un pequeño despiste, como la simple pérdida de llaves o el goteo incesante de un grifo, que con el transcurso de los días podría llegar a provocar una inundación en el piso y alcanzar la vivienda de abajo.

Asimismo, agosto es momento de obras, tanto en la vía pública como en las viviendas. Situación que puede ocasionar daños colaterales en nuestro piso vacío. El periodo vacacional con frecuencia se emplea para reformar fachadas de edificios, o mejoras en el mantenimiento del hogar. Esto aumenta el riesgo de robo y exposición a otros contratiempos.

Con el fin de contemplar estas y muchas otras situaciones, ante la posibilidad de siniestro en nuestra casa, conviene tener la cobertura adecuada de un buen seguro de hogar, con las cláusulas adecuadas en nuestra póliza, y que cubra cualquier problema legal que pudiera acontecer. Buscar el mejor seguro de hogar para que nuestra casa tenga la máxima protección va más allá de la necesidad; es total garantía ante la mínima eventualidad. Y solo entonces, nos iremos seguros.

 

 

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece + 9 =