Mi familia crece

Índice de contenidos

El calostro es la leche que toman los recién nacidos del pecho de su madre. Si quieres saber más sobre esta fuente nutricional para el bebé, continúa leyendo este artículo sobre calostro en el embarazo: qué es, forma de extracción y beneficios.

¿Qué es el calostro? ¿Puede haber calostro en el embarazo?

El calostro es la primera leche que se produce a través del pecho de la mujer. Esto ocurre entre la semana 12 y 18 de gestación y también durante los primeros días del nacimiento del bebé, por tanto, es posible (y normal) segregar calostro en el embarazo. 

Esta leche tiene características concretas: se trata de un líquido muy espeso y concentrado, normalmente de color amarillento. Su composición se integra de elementos inmunológicos, proteínas y azúcares de gran beneficio para el bebé. Es decir, una gran fuente de vitaminas y minerales.

Beneficios del calostro

Como mencionamos al inicio de este artículo, el calostro es una fuente de alimento muy positiva para el recién nacido, pero, ¿por qué?

  • Ayuda al sistema inmune. El calostro contiene glóbulos blancos que protegen y combaten contra agentes infecciosos en el organismo del bebé.
  • Contiene un gran volumen de carotenoides y vitamina A, beneficiosos para la piel, el corazón y los huesos del recién nacido.
  • Favorece el crecimiento y desarrollo del pequeño, pues según especialistas han determinado que el calostro tiene características muy similares al líquido amniótico.

¿Todas las mujeres segregan calostro?

Se podría determinar que el calostro es el punto de partida de la alimentación de un bebé, dando como resultado la etapa de lactancia materna. Prácticamente todas las mujeres segregan calostro: por eso el recién nacido busca el pezón de su madre para su primera toma de leche.

Existe un porcentaje mínimo de mujeres que no lo segregan. Muy probablemente se deba a que la prolactina, la hormona que produce la leche materna, no alcanzó sus niveles mínimos durante la etapa de embarazo. Pero, actualmente, existen tratamientos que permiten aumentar esos niveles, siempre bajo supervisión médica.

Extracción artificial del calostro tras el nacimiento del bebé

Es importante saber que el calostro permanece en la leche durante un par de semanas. Por ello, si decides brindar una lactancia materna exclusiva es preferible que el calostro se extraiga de forma natural para aprovechar cada nutriente, es decir, mientras el bebé mama. 

Después de algunos días después del inicio de las tomas, notarás que el calostro va cambiando hasta convertirse en la leche materna. Es decir, la producción empieza a aumentar, se vuelve cremosa y con color blanquecino. 

Si no es posible realizar las tomas de calostro de forma natural, a continuación compartimos el proceso de cómo debe ser la extracción de calostro del pecho con algún método artificial:

  1. Lávate las manos cuidadosamente con agua y jabón.
  2. Dale un masaje suave al pecho para estimular la leche y que comience a fluir.
  3. Coloca la mano sobre el pecho formando una “C”, es decir, que el pulgar esté por encima del pezón y los dedos restantes por debajo.
  4. Lo siguiente es presionar suavemente los dedos y mantenerse durante algunos segundos. Esta acción no debe doler.
  5. Deja que el calostro fluya lentamente: ten a mano un recipiente para almacenarlo.
  6. Repite la rotación hasta asegurarte que la extracción se haya cumplido por todas las zonas del pecho. Aproximadamente unos 5 minutos o hasta que la salida de líquido se ralentice. Repite esta acción con el otro pecho.

El calostro en el embarazo y después del parto es el inicio de una etapa maravillosa y nutritiva para tu bebé. Si tienes alguna duda, consulta con tu ginecóloga, matrona o experta en lactancia materna.

Escribe un comentario