Mi familia crece

Índice de contenidos

Los pies hinchados después del parto son muy habituales. En este post vamos a profundizar sobre esta alteración y ofreceremos algunos consejos clave sobre cómo aliviar y evitar este dolor.

Causas de la hinchazón de pies en el postparto

La hinchazón de pies después del parto es una alteración del cuerpo completamente normal, aún más si la madre ha tenido a su bebé por cesárea. 

Se trata de una sensación incómoda que comúnmente desaparece dos semanas después dar a luz, aunque cabe decir que esta molestia también se puede presentar durante el embarazo.

La molestia de tener los pies hinchados en el postparto se puede derivar de diferentes factores, tales como:

  • Alteraciones hormonales habituales en el embarazo
  • Seguir una dieta alta en sal
  • Aumento de peso y volumen corporal
  • Llevar una vida sedentaria
  • Presentar retención de líquidos
  • Exposición a temperaturas muy altas 
  • Estar en ambientes húmedos 

¿Cómo aliviar los pies hinchados en el postparto? 

Para aliviar la sensación de hinchazón de pies hay que seguir algunas acciones:

  • Usa ropa cómoda y suelta. Respecto al calzado, este debe ser lo más confortable posible para aliviar la tensión en los pies.
  • Realiza masajes en tus piernas y pies varias veces al día: esto ayudará a una mejor circulación sanguínea.
  • Haz elevaciones de piernas y pies: aguanta durante 10 segundos y repite varias veces.
  • Prueba con una ducha de contraste. Es decir, cuando sea momento de bañarte, alterna agua templada con fría y deja que el agua caiga directamente en piernas y pies.
  • Hidrátate y apuesta por alimentos frescos y sanos.

Si ya presentas estas molestias y no desaparecen después de un par de semanas, lo primero será comunicarse o acudir con tu médico.

Remedios para evitar los pies hinchados después del parto 

La sensación de hinchazón de pies postparto se puede evitar y a continuación compartimos algunos consejos que puedes tener en cuenta: 

  • Reduce el consumo de sal: apuesta por una dieta rica en fibra, incluyendo más frutas y verduras. Asimismo, elimina los productos ultraprocesados. El alto consumo de sal puede provocar retención de líquidos y, a su vez, generar la molestia de pies hinchados, entre otros malestares.
  • Cambia de postura cada vez que puedas: evita permanecer mucho tiempo en una misma posición corporal. Dedica un tiempo a salir a caminar. Si estás sentada, eleva tus piernas para que continuamente tengas movilidad.
  • Evita el sedentarismo: durante tu día realiza algunos ejercicios leves, sal a caminar o haz yoga. El movimiento constante evitará que se te hinchen los pies.

Como hemos comentado, tener los pies hinchados después del parto es una sensación completamente normal y que se puede remediar en un par de semanas desde casa. No obstante, si notas que pasan los días y no se reduce la alteración, acude de inmediato con tu médico.

Escribe un comentario