Mi familia crece
sangrado por implantacion

Sangrado por implantación y otras metrorragias del primer trimestre

Índice de contenidos

El sangrado por implantación se presenta una o dos semanas después de la fecundación (3-4 semanas de gestación). Se trata de un manchado o sangrado leve y es completamente normal, aunque es posible confundirlo con la menstruación (lo que puede ser una señal de que no estás embarazada), y puede generar un desajuste para determinar la fecha probable de parto. En cualquier caso, el sangrado por implantación ocasiona dudas y decaimiento emocional, por lo que en este artículo vamos a contarte todo lo que necesitas saber sobre este signo del embarazo. 

¿Qué es y cuándo se produce el sangrado por implantación?

Cuando el ovocito es fecundado por el espermatozoide en la trompa de Falopio, se forma el cigoto. Este sufre un proceso de segmentación (divisiones), formándose la mórula y posteriormente el blastocisto (a los 5-7 días de la fecundación), que va avanzando a lo largo de la trompa de Falopio hasta llegar al útero. Es en este estadio embrionario en el que se produce la implantación en el útero materno. 

La implantación es el proceso en el cual el embrión se adhiere y penetra en el endometrio para continuar ahí su desarrollo. En esta invasión se produce la rotura de pequeños vasos del epitelio endometrial, que puede conllevar sangrado, denominado sangrado por implantación. Este se produce unos 10-14 días después de la fecundación y es normal, aunque puede dar lugar a confusión.

Este sangrado suele ser en cantidad menor a una regla, de color marronáceo o rosáceo y de duración variable, desde unas horas a unos días.  

¿Sangrado por implantación o menstruación?

El sangrado por implantación puede ser un signo del embarazo, ya que significa que el embrión se ha adherido a la pared del útero para continuar con su desarrollo. Sin embargo, puesto que implica un sangrado o manchado, también puede asociarse con la menstruación, lo cual es indicativo de lo contrario. Por lo tanto, es normal que puedan surgir dudas. 

Entonces, ¿cómo diferenciar si se trata de un sangrado por implantación o de la regla? Una prueba de embarazo o la visita al médico son las mejores formas de confirmar tu embarazo, aunque hay algunas diferencias entre un sangrado y otro:

  • El sangrado de la regla es de color rojo intenso, mientras que suele ser rojo oscuro marrón (o incluso rosado) en el caso del sangrado por implantación. 
  • El sangrado por implantación dura unas pocas horas o días (pocas veces más de cinco), mientras que la regla puede durar hasta siete días. 
  • El flujo de la menstruación aumenta de manera progresiva, mientras que el del sangrado por implantación no va a más. 
  • En caso de embarazo, el sangrado por implantación puede estar acompañado de molestias en la parte baja del abdomen, y días después comienzan a aparecer los primeros síntomas del embarazo. 

¿Es posible sangrar por implantación sin estar embarazada?

Lo habitual es que las mujeres solo sangren cuando tienen la menstruación. Sin embargo, también es posible manchar un poco durante la ovulación debido a la rotura del folículo ovárico que libera el ovocito en cada ciclo menstrual o al final de la fase lútea (2ª fase del ciclo menstrual, que abarca los 14 días previos a la menstruación) por insuficiencia del cuerpo lúteo, que provoca una caída del nivel de la progesterona y como consecuencia descamación del endometrio (menstruación).

Por lo tanto, se puede sangrar ligeramente tanto cuando se está embarazada como cuando no, así que es recomendable hacerse un test de embarazo en caso de sospecha, pues un sangrado previo a los días de la menstruación no significa necesariamente que se trate de un sangrado por implantación. 

Otras causas de sangrado durante las primeras semanas de embarazo: 

En el primer trimestre de la gestación se puede producir sangrado por muchos motivos. Los más frecuentes son el sangrado por implantación, el sangrado por hematomas retrocoriales, por abortos o gestaciones ectópicas.

La clínica predominante de estos diagnósticos suele ser similar, y requieren de un examen ginecológico para diferenciarlos, no obstante, intentaremos daros algunas menciones para ayudaros a diferenciar unas causas de otras. 

  • Hematoma retrocorial: es una acumulación de sangre entre el corion (futura placenta) y el endometrio debido a la implantación incompleta del embrión. La mayoría de ocasiones este proceso acaba resolviéndose solo y puede ser asintomático, aunque puede ser una causa de sangrado en cantidad menor o como una regla, marronáceo /rosáceo e intermitente. Puede durar de horas a días y no suele ocasionar molestias abdominales. 
  • Aborto: es un proceso frecuente, sobre todo en aquellas mujeres de edad avanzada y suele ser debido a alteraciones cromosómicas. Se suele presentar como sangrado en cantidad como una regla en la 7-8 semana de gestación y suele acompañarse de dolor abdominal. 
  • Gestación ectópica: es aquella gestación que se produce fuera del útero, normalmente en la trompa de Falopio, y no es evolutiva. Suele presentarse con sangrado marronáeceo en cantidad menor que regla y dolor abdominal intenso en la 4-5ª semana de gestación. 

Conclusiones

El sangrado por implantación, por lo tanto, puede ser un signo del embarazo: 

  • Qué es el sangrado por implantación: es un leve manchado o sangrado que se produce cuando el óvulo fertilizado se adhiere a la pared interna del útero.
  • Cuándo se produce el sangrado por implantación: entre 10-14 días después de la fecundación (3-4 semanas de gestación).
  • Cuánto dura el sangrado por implantación: desde unas horas a varios días, pero no suele durar más de cinco días. 
  • Cómo es el sangrado de implantación: es de un rojo oscuro casi marrón (incluso rosáceo), de menor intensidad que la regla e intermitente. 

Author

Miriam Gallego Ramos

Grado en Medicina en la Universidad Internacional de Cataluña


N.º de Colegiada: 282877299

Médico interno residente de Ginecología y Obstetricia

Escribe un comentario